MotoGP Lorenzo y Rossi sellan la paz con un abrazo de despedida

El español cierra su etapa en Yamaha sin rencor hacia su ya excompañero y olvidando las rencillas de los últimos tiempos

Lorenzo y Rossi, en el box de Yamaha en Cheste
Lorenzo y Rossi, en el box de Yamaha en Cheste - Yamaha Racing
- Actualizado: Guardado en:

Después de siete temporadas compartiendo equipo en Yamaha, las cuatro última de manera consecutiva, y multitud de enfrentamientos tanto en la pista como fuera de ella, Jorge Lorenzo y Valentino Rossi han querido poner un buen final a su relación como compañeros.

Lo han hecho a través de una fotografía distribuida por Yamaha Racing en la que se les ve a ambos abrazados tras la última carrera del piloto balear con la escudería de los diapasones.

Valentino, que es quien se queda, fue el encargado de poner voz a este aparente acto de reconciliación entre dos pilotos que hasta hace nada se tiraban los trastos a la cabeza: «Quiero desearle a Jorge buena suerte el próximo año en Ducati. Nuestra relación fuera de la pista ha sido bastante difícil, pero tenerlo como compañero de equipo ha sido una gran motivación, porque cuando el compañero es fuerte te obliga a trabajar al 110%, no sólo en la pista, sino en todos los ámbitos. Estoy convencido de que va a ser muy competitivo».

El abrazo se produjo instantes después del GP de Valencia, en el momento en el que Lorenzo llegó al box tras imponerse en la última carrera del año. El español fue recibido con una ovación general por los miembros del equipo, y él fue abrazándose uno a uno con todos ellos hasta llegar a Valentino, que también le recibió con aplausos y de forma cordial. Atrás queda una guerra cruenta entre ambos que se hizo más fuerte después de todo lo ocurrido en el Mundial 2015, donde a raíz de la carrera de Sepang Rossi acusó a Lorenzo y a Márquez de haberse aliado para quitarle un Mundial que acabó en manos del mallorquín.

Será Maverick Viñales, otro piloto español, quien ocupe el puesto de Jorge Lorenzo como compañero de equipo de Valentino. El italiano, por cierto, podría verse dentro de poco en un juzgado tras el anuncio de demanda que hizo anoche en la Cope la aficionada a la que el de Tavullia dio una patada en el paddock de Cheste.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios