Fútbol

Seedorf, un novato para hacer un milagro

El exmadridista solo ha dirigido 36 partidos como entrenador y busca salvar al Deportivo y hacerse un nombre en la profesión

Actualizado:

Clarence Seedorf será el nuevo entrenador del Deportivo. El sustituto de Cristóbal Parralo, destituido ayer por la mañana. El holandés ha sido la tercera elección, y la definitiva, de Tino Fernández, después de la negativa del exdeportivista Martín Lasarte, que no vio clara la situación del equipo, y de los problemas que tenía el uruguayo Diego Alonso, la segunda opción, para ocupar el banquillo hasta dentro de tres semanas, por un problema de licencias. Alonso dirige al Pachuca mexicano, había alcanzado un acuerdo para marcharse del club centroamericano, que ya le había encontrado relevo, pero las tres semanas de tardanza hicieron que Tino Fernández descartara finalmente el fichaje y se decidiera por el exjugador madridista Clarence Seedorf, un hombre bien apoyado por una potente agencia de representación, que se salió con la suya.

El holandés dirgió 22 prtidos al Milán y 14 al Shenzhen chino; quiere hacer un milagro en Riazor que le catapulte al prestigio

Tino Fernández quería tener mañana un entrenador que cogiera las riendas de la plantilla en Abegondo y Seedorf estará en La Coruña hoy.

El holandés, 41 años, posee muy poca experiencia como técnico. Lo que desea precisamente es ganarse el prestigio. Solo acumula 41 partidos como profesional de los banquillos. Dirigió al Milán durante 22 encuentros hace cuatro años y posteriormente se hizo cargo del Shenzhen chino, al que entrenó durante 14 partidos. Ese es su balance. Lo que Seedorf pretende es realizar una gesta con el equipo gallego. Un milagro. Salvar al Deportivo y convertirse en un preparador importante.

Hacerse un nombre

Seedorf quiere hacerse, en definitiva, un nombre en esta profesión. Y el examen es duro, pues la plantilla blanquiazul trabajará mañana con su tercer jefe en ocho meses, datos que expresan que el problema es más de proyecto de plantel, de calidad de jugadores, que de sabiduría de entrenador. Pepe Mel y Cristóbal Parralo han sido los preparadores que han caído antes a lo largo de este curso. Mel, en octubre. Cristóbal, en febrero. Seedorf tiene cuatro meses para conseguir la permanencia. Toma el mando de un equipo a la deriva, mal planificado en el verano y que ahora busca una solución de urgencia, otra, la tercera de la temporada, con el fin de eludir el infierno del descenso.

El Deportivo es el equipo más débil en defensa de la Liga española, le han marcado más de cincuenta goles en 22 jornadas, y Seedorf debe encontrar una mejoría en la retaguardia sin dejar de intentar una mayor eficacia en el remate. Problemas graves y clásicos de los clubes modestos que se agravan ante la presión y el temor de ver la Segunda división demasiado cerca.

El holandés, exjugador, del Ajax, del Real Madrid y del Milán, se convertirá en el séptimo preparador desde que Tino Fernández se hizo cargo de la presidencia del club en 2014, cuando Fernando Vázquez dirigía a la plantilla. Tras Vázquez han pasado por el banquillo Víctor Fernández, Víctor Sánchez del Amo, Gaizka Garitano, Pepe Mel y Cristóbal Parralo.