Ancelotti, durante su etapa en el Bayern
Ancelotti, durante su etapa en el Bayern - AFP
Internacional

Carlo Ancelotti rechaza a Italia, aconseja a Gattuso y lanza un dardo al Bayern

El italiano, que quiere seguir entrenando clubes, aprovechó un mensaje para el técnico del Milan para atizar al club bávaro

Actualizado:

Carlo Ancelotti sigue siendo un hombre tranquilo, apasionado por el fútbol pero siempre correcto ante los medios de comunicación. Sin embargo, el técnico italiano demostró que aún tiene una espinita clavada tras su despido por parte del Bayern Múnich. Lo dejó patente en una entrevista con la RAI en la que aprovechó un consejo a Gennaro Gattuso, nuevo técnico del Milán, para atizar a los dirigentes del club bávaro.

Preguntado por cómo fue su cese como técnico del conjunto alemán, Ancelotti explicó que «se dijeron muchas cosas, por los jugadores, por el presidente, por los medios». «No me apetece hablar de lo que ocurrió, pero había un claro desacuerdo con nuestra metodología de trabajo. Pero yo he consolidado mi forma de trabajar a lo largo de muchos años en el fútbol y no la voy a cambiar», argumentó.

Y entonces llegó el consejo para el nuevo entrenador del Milán que incluía una evidente crítica al Bayern y sus dirigentes: «Los entrenadores son los culpables cuando algo va mal. A Gattuso le digo una cosa: lo mejor que puede hacer un entrenador es aferrarse a sus propias ideas en vez de profundizar en las de otros. Sea cual sea la decisión que tomes, si el club no te protege, estás muerto. Si apartas a un jugador y él va a quejarse al club y le apoyan, pierdes la autoridad delante de todos los demás. Y de eso nunca te puedes recuperar. Los medios dijeron que fui despedido porque tenía cinco jugadores contra mí»..

El sistema debe cambiar en Italia

Además de su descontento por el final de su etapa en el banquillo del Allianz Arena, Ancelotti también dejó claro que aún no se ve como seleccionador. «Sería un trabajo completamente distinto. Yo quiero seguir entrenando a nivel de clubes y todavía disfrutar entrenando y trabajando cada día», argumentó al tiempo que reconoció que se sentía «honrado» por el interés de la federación.

«El fútbol italiano tiene varios problemas y no creo que pueda solucionarlos por mi cuenta, es todo el sistema el que debe ser cambiado. La federación necesita imponerse sobre los clubes para mejorar este sistema», profundizó.