NBA La pareja más temida ya posa unida

Kevin Durant y Stephen Curry han sumado fuerzas en Golden State Warriors para aspirar a cambiar la historia

Durant y Curry posan juntos en el «media day» de la NBA - Reuters

Aunque pudiera parecerlo, no es una simple foto. No son solo dos compañeros de la NBA posando para el «media day». Es la imagen que consuma que sí, el traspaso fue real, pese a que pareciera más propio de los videojuegos. Ya no hace falta frotarse los ojos y pellizcarse al volver a leer que Kevin Durant y Stephen Curry, que se reparten los tres últimos MVPs de la liga estadounidense, han unido fuerzas por una causa común: hacer historia con un equipo de leyenda.

No es la primera vez que juegan juntos en el parquet. Asiduos al All-Star -la reunión de estrellas del baloncesto norteamericano- en los últimos años, también coincidieron en la selección que ganó el Mundial de Turquía en 2010. Allí, el base de Akron tenía un papel más bien testimonial, mientras que Durant ya era el líder de los estadounidenses -de hecho, fue nombrado mejor jugador de la competición-.

Sin embargo, ahora coinciden en la cúspide de sus carreras tras recorrer caminos opuestos. Los sinsabores del alero de Washington D.C. con los Oklahoma City Thunder, luchando temporada tras temporada por un anillo que se le ha resistido, contrastan con el show de un jugador y un equipo, los Golden State Warriors, que están cambiando el baloncesto tal y como se conocía con un juego que prima el acierto desde el exterior y la anotación compulsiva como nunca antes se había hecho.

La última decepción de Durant llegó, precisamente, a manos de su nueva franquicia. En los pasados «Play-offs» de la NBA los Warriors, que habían batido el récord de victorias en temporada regular de los Chicago Bulls de Michael Jordan, se veían al borde de la eliminación. 3-1 para unos Thunder que vieron como un Curry renqueante le daba la vuelta a la eliminatoria. Ahí, Durant se cansó de perder. Ahí, también, quedó prendado del juego de sus rivales y decidió hacer las maletas con destino San Francisco.

Allí, uno de los dedos de Curry ya luce el brillante que otorga la NBA a los vencedores. Pero, con esta unión, los aficionados imaginan una nueva era en la NBA, dominada con puño de hierro por dos de los mejores jugadores -con permiso de LeBron James- del mundo. La pregunta no parece ser si ganarán algún anillo, sino cuántos logrará la pareja más temida de la NBA actual.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios