Juan Bautista
Juan Bautista - Chopera Toros

Victorino, el «Verdadero» nombre del toro bravo

Juan Bautista desoreja al gran ejemplar en el broche de la Feria de Logroño

LOGROÑOActualizado:

Victorino, su mayoral y Juan Bautista, a hombros. La fiesta del toro bravo gracias a una imponente corrida bien hecha, enfibrada, muy seria por delante y que derrochó casta y nobleza. Seis toros bravos, y entre los seis «Verdadero», lidiado en segundo lugar, se llevó el premio gordo. Le pidieron con fuerza el indulto, la plaza era un clamor.

El francés Juan Bautista estuvo inmenso con él en una faena plena de armonía y temple. Mucho temple en un acoplamiento cuasi perfecto con el incansable victorino. Y cuanto más enloquecían los tendidos, mejor toreaba Bautista y más despacio, humillado y largo embestía «Verdadero». No se le perdonó la vida, pero fue premiado con una triunfal vuelta al ruedo después de que su matador, que consiguió dos orejas, se recreara en una gran estocada. También lució a gran altura con el quinto, al que cortó un trofeo, que tenía más picante, ante el que se mostró como un torero en plena sazón.

La tarde comenzó primorosa con una faena en la que Curro Díaz derramó sutileza y aroma de toreo caro. Tanto con la derecha como al natural surgieron series plenas de relajo que encandilaron. Se llevó una oreja, y aún regaló buenos pasajes con la zurda ante el cuarto.

Román se entregó con su lote, que le ofreció mucho más que el resultado final, y el público se lo reconoció.