El Juli, con el quinto toro
El Juli, con el quinto toro - Efe

El Juli convierte en fiesta una tarde abocada al desastre en Logroño

El madrileño corta dos orejas al buen quinto de la mular corrida de El Vellosino

LOGROÑOActualizado:

Uno de seis, como si de una apuesta se tratase. Al final salió cara en el quinto, al que cuajó El Juli, y, al parecer, todos contentos. Objetivo cumplido, que tampoco es mala marca que se corten tres orejas y uno de luces salga por la puerta grande, se dirán toreros, organizadores y hasta el ganadero de El Vellosino. Pues no. De la tarde se salvó El Juli y un toro que tuvo la nobleza por bandera, aunque muy medido de motor. El resto para olvidar, o mejor, no; para recordar el desastre que estuvieron a punto de perpetrar.

Le faltó de todo al mular conjunto de El Vellosino, algo que no debe sorprender a quien siga lo que está dando de sí últimamente este hierro. Pero las figuras se siguen apuntando. Seguramente en la espera de que de vez en cuando salte uno que tape la boca a tanta ausencia de sangre brava. Ellos verán, que de ellos parece que es este juego.

El Juli pasea feliz las dos orejas
El Juli pasea feliz las dos orejas - Efe

PLAZA DE LOGROÑO. Domingo, 18 de septiembre de 2016. Segunda corrida. Tres cuartos de entrada. Toros del Vellosino, desiguales de presentación, sin un ápice de bravura, excepto el 5º, que fue noble.

MORANTE DE LA PUEBLA, de verde y oro. Media estocada (silencio). en el cuarto, media (pitos).

EL JULI, de azul marino y plata. Pinchazo y fea estocada trasera (silencio). En el quinto, estocada baja (dos orejas).

DIEGO URDIALES, de tabaco y oro. Estocada delantera. Aviso (silencio). En el sexto, cuatro pinchazos y estocada. Aviso (palmas de despedida).