Cultura - Teatros

Ricardo III: un villano ejemplar cautiva a Olmedo

La undécima edición de este primoroso certamen arrancó con la representación de «La villana de Getafe», de Lope de Vega

Escena de la representación «Ricardo III»
Escena de la representación «Ricardo III» - LUIS CASTILLO
JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN - Olmedo - Actualizado: Guardado en: Cultura , Teatros

Es indiscutible el devastador poder de seducción de Ricardo III, el tullido villano de Shakespeare cuya elocuencia ponzoñosa cautivó en la noche del pasado sábado al público de Olmedo, atrapado en la torva red de fascinación como los conejos paralizados en la carretera ante las luces del coche que se les viene encima.

Fascinación gozosa y voluntaria, como es lógico, en este caso, pues la tragedia del último monarca de la casa de York, centro de la segunda jornada del décimo Festival de Teatro Clásico en la Villa del Caballero, vino empaquetada en una puesta en escena austera y brillante de Eduardo Vasco, protagonizada por un sinuosamente magistral Arturo Querejeta.

«Ricardo III», escrita en torno a 1593 y 1594, es una de las primeras obras que Shakespeare dedicó a la historia de Inglaterra. El monarca jorobado y cojo es un prototipo de la ambición despiadada y la amoralidad por la desenvoltura con que, a base de lubricante sangriento, despeja el escalafón dinástico para ceñir la corona inglesa, que ocupó entre 1483 y 1485.

En esta tragedia sobre la maldad como brújula vital, Shakespeare cinceló un personaje de poderosa teatralidad proterva potenciada por Vasco, al frente de su compañía Noviembre Teatro, con una dirección de temperatura brechtiana, salpicada de pegadizos estribillos musicales y vibrantes momentos corales. La escena de la seducción de Lady Ana (Cristina Adúa), ante el féretro de su marido asesinado por Ricardo, es un prodigio de matices malignos.

Otras representaciones del certamen

La undécima edición de este primoroso certamen, cercano, familiar, que esta localidad vallisoletana vive como una fiesta ciudadana y cultural, había arrancado un día antes con la representación de «La villana de Getafe», de Lope de Vega, a cargo de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico.

«Es indiscutible el devastador poder de seducción de Ricardo III»

Al mediodía del sábado, en la sección titulada con el guiño suculento «De aperitivo un clásico», se representó «Crónica de una Casa Real», un cuidado y muy atractivo montaje basado en una pieza de Tirso, «La venganza de Tamar», y otra de Calderón, «Los cabellos de Absalón», vinculadas desde el punto de vista argumental por centrarse ambas en conflictos de la tumultuosa familia del bíblico rey David y, en el aspecto creativo, según algunos estudiosos, por haber colaborado los dos dramaturgos en la elaboración de «La venganza…».

La compañía Galo Real Teatro, dirigida por Gustavo Galindo y Mamen Camacho, realiza un vigoroso trabajo interpretativo con mención especial a su ductilidad y rigor a la hora de decir el verso clásico.

Concha Velasco en «Reina Juana»

Y por la noche, uno de los montajes más esperados de la programación de este año, el de «Reina Juana», de Ernesto Caballero, dirigido por Gerardo Vera y protagonizado por una soberbia Concha Velasco, insuperable en este monólogo de la soberana de Castilla que permaneció recluida en Tordesillas durante cuarenta y siete años.

Si es querida y respetada en toda España, la actriz vallisoletana es aquí toda una emperatriz en el fervor de sus paisanos. Ni un alfiler cabía en la corrala del Palacio del Caballero donde tiene lugar las representaciones nocturnas. El chaparrón de aplausos fue de órdago.

Homenaje a Sheakspeare y Cervantes

Lope, rey indiscutible de este campeonato teatral de Olmedo, pues siempre juega en casa y protagoniza buena parte de las propuestas programadas, ha «invitado» este año a dos de sus colegas más prestigiosos, Cervantes y Shakespeare, en atención al cuarto aniversario de la muerte de ambos.

Del primero se podrá ver mañana «Cervantes ejemplar», de la compañía Micomicón, con dirección de Laila Ripoll, y la aclamada «Cervantina» de Ron Lalá, que cerrará el festival el domingo 24. El bardo de Stratford está representado por el ya aludido «Ricardo III» de Noviembre Teatro y «Macbeth», en montaje de Alquibla Teatro, dirigido por Antonio Saura, el miércoles próximo.

Completan el cartel de Olmedo Clásico: «Triunfo de amor», de Juan del Enzina, a cargo de Nao d’amores, con dirección de Ana Zamora, que podrá verse hoy; «Teresa, miserere gozoso», espectáculo de Teatro Corsario centrado en santa Teresa de Jesús, con puesta en escena de Luis Miguel García (jueves 21); «El burgués gentilhombre», de Molière, por Morboria Teatro y dirigido por Eva del Palacio (viernes 22), y «La hostalera» de Carlo Goldoni, por Teatres de la Generalitat, bajo la dirección de Vicente Genovés (sábado 23).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios