TEATRO

Pepón Nieto: «Las mentirijillas a veces nos hacen más felices»

El actor malagueño da vida a Calidoro en «La comedia de las mentiras», basada en varias piezas de Plauto, en el Festival de Mérida

Pepón Nieto fotografiado en el Teatro La Latina de Madrid
Pepón Nieto fotografiado en el Teatro La Latina de Madrid - Maya Balanya

En 2014, el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, una de las citas ineludibles del verano teatral, acogió uno de sus mayores éxitos a lo largo de toda su historia: «El eunuco», del comediógrafo latino Terencio, en versión de Jordi Sánchez y Pep Anton Gómez, y dirección de este último. La pieza realizó una gira por numerosas plazas de nuestra geografía, en la que se repitió la magnífica acogida. Pepón Nieto, que en ese espectáculo interpretaba a Fanfa -trabajo que le valió el Premio Max 2015 al Mejor Actor de Reparto-, rememora ese momento y cómo fue el germen de su vuelta este año a las tablas emeritenses con «La comedia de las mentiras» -que también tiene previstos numerosos bolos y quizá recalar finalmente en el madrileño Teatro de La Latina-, basada en varios textos de Plauto, con dramaturgia de Sergi Pomermayer y Pep Anton Gómez, quien, como en «El eunuco», toma la batuta.

Ilusión redoblada

Señala Pepón Nieto: «Naturalmente, yo había asistido varias veces a Mérida como espectador. Pero subirse a su imponente escenario era otra cosa. Estaba muy ilusionado pero también asustado. La verdad es que yo me pongo muy nervioso ante cualquier estreno, pero en ese caso más. Llenar el teatro romano de la ciudad extremeña, en el que caben tres mil personas, es un reto. Recuerdo que íbamos en mi coche y yo repetía que si por los menos conseguíamos el 60 o el 70 por ciento no nos dirían que habíamos palmado. Antes de salir a escena recordé lo que me había aconsejado Secun de la Rosa, que ya había pasado por la experiencia. Me recomendó que lo único que tenía que hacer era mirar para delante porque en el teatro de Mérida hay mucha gente y está muy lejos. Y disfrutar. Así lo hice, y me lo pasé muy bien. Y, afortunadamente, el público también. Logramos no sólo abarrotar todas las funciones, sino que incluso tuvieron que poner sillas supletorias. A raíz de "El eunuco", el Festival le pidió a Pep Antón Gómez, con el que llevo trabajando más de una década en la producción de espectáculos, otro montaje para 2016 con el único requisito de que fuera también una comedia. Pero en esa fecha no pudo ser, pues estamos muy cansados y todavía con la gira de "El eunuco", del que, como en "La comedia de las mentiras" somos coproductores. Este año regresamos con la ilusión redoblada y con mucha presión. Han programado la pieza más días de los habituales, pero nunca se sabe a ciencia cierta cómo va a ser la respuesta del público».

El elenco de «La comedia de las mentiras», con otros rostros también televisivos como María Barranco o Paco Tous
El elenco de «La comedia de las mentiras», con otros rostros también televisivos como María Barranco o Paco Tous

No obstante, Pepón Nieto tiene muy claro lo que pretenden: «No queremos aleccionar ni lanzar mensajes, solo divertir, que los espectadores se olviden de sus problemas. Pep Anton Gómez y Sergi Pomermayer han sacado todo el jugo cómico a Plauto, entremezclando tres de sus mejores piezas: "Pseudolus", "La comedia de la olla" y "Miles Gloriosus", para componer un vodevil enloquecido y de ritmo veloz».

«No creo que como a veces se proclama la precariedad en el teatro le venga bien al creador»

El actor malagueño, que confiesa que hasta el 4 de septiembre no podrá escaparse para tomar unos días de vacaciones, encarna a Calidoro, compendio de la figura del esclavo, siempre presente en la producción de Plauto: «Mi personaje -apunta- es el más enredón, y el que más miente. Y todos se creen sus mentiras porque a todos le interesa. Las mentirijillas a veces son necesarias, nos hacen más felices que una verdad que haga daño. Calidoro es muy ingenioso y con un punto de ternura al tratar a los hijos de su amo, unos malcriados, como si fueran sus hijos, solo, como él mismo explica, le ha faltado darles la teta».

Alternar

Pepón Nieto, participante en populares series televisivas -evoca con especial cariño «Los hombres de Paco»: «Me hice muy amigo de mis compañeros y fue una de las épocas más dichosas de mi vida»-, se siente igual de cómodo en la televisión, el cine o el teatro: «Lo que me atrae es un buen personaje que pueda defender».

Revela, no obstante, que «el teatro es como volver a la madre, a tu casa. El intercambio de energía que se produce entre el patio de butacas y el escenario es único y estimulante». Aunque, matiza: «Soy culo de mal asiento. Cuando estoy haciendo tele quiero hacer cine, cuando hago cine añoro el teatro... Me gusta alternar».

Pepón Nieto subraya la complicada situación del teatro, pues «la bajada del IVA era imprescindible, pero no soluciona todo». A pesar de ello, piensa que hay ganas enormes, lastradas por la precariedad que no le parece, como en ocasiones se proclama, «que le venga muy bien al creador porque aviva el ingenio».

Toda la actualidad en portada

comentarios