Cultura - Música

Pixies, sangre nueva para avivar las llamas del viejo espíritu

La banda de Boston publica «Head Carrier» con su nueva bajista, Paz Lenchantin

Pixies
Pixies - ABC

Su influencia ha sido decisiva en el devenir del pop-rock alternativo desde los últimos años ochenta. Sin embargo, esta circunstancia nunca se reflejó en ventas millonarias. Quizás por este motivo, y por el hecho de tener dos líderes en la formación, Black Francis y Kim Deal, la existencia de los Pixies ha sido más bien tortuosa.

Fundada en 1986 en Boston, la primera etapa de la banda duró desde 1986 hasta 1993, con una breve pausa en medio. Pero dejaron a sus espaldas una obra inconmensurable, con cuatro discos de furia subversiva, de una combinación explosiva de pop, rock y punk que puso los cimientos del futuro.

En este nuevo milenio hubo una serie de reuniones en las que han ocupado el puesto de bajista sucesivamente Keam Deal, Kim Shattuck –que tuvo tiempo de grabar con el grupo el llamado «EP1»–, y Paz Lenchantin, que intervino en «EP2» y «EP3», todos ellos recopilados en el álbum «Indie Cindy». Las críticas fueron más bien tibias, pero ahora parece que ha llegado el momento de recuperar las viejas esencias con «Head Carrier», publicado este mismo viernes. Sin embargo, no podía ser todo tranquilidad en la banda, ya que su guitarrista, Joey Santiago, ha tenido que abandonar temporalmente la gira para ingresar en un centro de rehabilitación por sus problemas con el alcohol. Es de desear que esté a tiempo recuperado para actuar en la cita que el grupo tiene el 20 de noviembre en el Palau San Jordi de Barcelona.

La nueva chica

Paz Lechantin, de 42 años, argentina criada en California, tiene detrás una larga carrera. Ha militado en formaciones como A Perfect Circle y Swan (con Billy Corgan), y ha colaborado con otras como Queens of the Stone Age. Tuvo la difícil tarea de sustituir a Kim Shattuck en plena gira. «Intenté dejar mis emociones a un lado y les pregunté: “Vale, chicos, ¿qué necesitáis que haga?”», explica a ABC. «Hubo que dejar el apasionamiento a un lado e ir a lo práctico: hacer los conciertos lo mejor posible y divertirme. Por supuesto, fuimos mejorando, hasta el punto de que el proceso de hacer un disco juntos ha sido muy fluido y satisfactorio».

El origen de su ingreso está una pequeña gira que realizó en 1997 por Californa con The Martinis, el grupo de Joey Santiago tras la disolución de los Pixies: «¡No volvimos a hablar hasta 17 años después! Pero supe que era el momento adecuado, que había pasado todo ese viaje de mi vida para llegar a ese punto en el que recibo esa llamada y sé que estoy preparada, que soy la persona idónea».

Además, dice sentirse feliz rodeada por estos veteranos músicos: «Supongo que me escogieron por mi forma de tocar, pero no creo que hayamos tenido una conversación sobre las razones. Ellos me pidieron que tocara y nunca me dijeron que me fuera (ríe). Por alguna razón, funcionó. Ahora creo que somos una familia bien avenida, son como mis hermanos, nos cuidamos los unos a los otros. Crecí en una familia musical, tocábamos juntos desde que nací y es importante para mí seguir haciendo música en familia, sentirme como en casa con ellos».

Tan a gusto se sienten que, según nos cuenta Lenchantin, ya están pensando en el futuro: «Lo más importante es continuar haciendo buenos discos como “Head Carrier”. Justo ayer comentábamos lo emocionados que estamos con el siguiente álbum que hemos empezado a escribir».

En el disco hace coros e incluso canta una canción entera, «All I Think About Now», que curiosamente es una carta de reconciliación de Black Francis hacia su antigua compañera, Kim Deal: «Cuando le enseñé a Francis los acordes y la música pensó que yo debía cantar en esa canción. Le dije que vale, pero que si cantaba yo él escribiría la letra. Me dijo que de acuerdo y me preguntó de qué debía tratar. Entonces se me ocurrió de repente y me pareció justo. Luego él me contó que prácticamente se escribió sola y ya la tenía lista al día siguiente. No cambié una sola palabra, y ese mismo día ya la estaba cantando».

En cuanto a su predecesora, comenta que «me gusta la energía nueva y no ahondar demasiado en cómo eran antes las cosas. Pero la música habla, soy una romántica. No puedo decir que no estoy enamorada de todo lo que ella hizo con y por los Pixies. Definitivamente está en mi corazón».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios