Alejo Stivel: «He estado hibernando como Walt Disney»

Lanza su primer disco en solitario, «Yo era un animal»

Actualizado:

El primer disco de Alejo Stivel (su debut en solitario «Decíamos ayer» sólo tenía versiones) se titula «Yo era un animal». Pero la entrevista con el artista argentino no arranca con una charla sobre sexo, drogas y rock’n’roll, sino sobre agua mineral. «Hay que vigilar qué marca se bebe, algunas son malísimas», dice el ex Tequila, mientras se acomoda en el hall del hotel que hay junto a su compañía discográfica.

En la canción «Yo era un animal» también conjuga la frase en presente. ¿Sigue siendo el que era?

En esencia sí, sólo un poco más domesticado. Sigo sintiéndome un rebelde que no está acomodado, aunque eso vaya más por dentro.

El título despista un poco... hay mucho más de balada sentimental que de rock’n’roll.

Sí, es lo que se llama confundir al público, ¡jaja! La verdad es que yo también me he sorprendido de la cantidad de baladas que he terminado escribiendo para este disco.

¿A qué puede deberse eso?

Tiene que ver con mi vida. Estaba en un momento de efervescencia romántica, ¡jajaja!

¿Cómo ha sido producir sus propias canciones, después de haber producido más de doscientos discos, algunos tan míticos como «19 días y 500 noches» de Sabina?

Es la parte más fácil, claro, por las horas de vuelo. Lo más difícil ha sido cantarlo, y sobre todo componerlo. Me costó mucho enfrentarme a la página en blanco. Como cantante también me siento un poco principiante, después de tanto tiempo sin cantar. En cierto modo, creo que eso le da al disco ese puntito naíf que le va bien al rock. SI hubiera hecho muchos discos estaría más viciado, más seguro de mí mismo. Y ahí a veces se pierde la frescura. Es como si hubiera estado hibernando como Walt Disney, y ahora me sacaran para cantar de nuevo.

Con tantas amistades acumuladas por su trabajo como productor, lo de incluir colaboraciones podría haberse ido de madre.

Cierto. Por eso al principio no quería colaboraciones en el disco, quería ser yo y nadie más, sin esconderme detrás de mis colegas famosos. Pero Carlos Tarque es como un hermano, y al final he contado con él y hace coros. Con Guada Álvarez quise contar por una razón emocional, no de cartel. Y Ricardo Ruipérez ha metido guitarras en un tema.

¿Qué tal fue la última reunión de Tequila?

Muy bien. De hecho vamos a dar más conciertos que se anunciarán pronto.