Primer concierto de Estricnina.
Primer concierto de Estricnina. - Luis Crown
FESTIVAL

Alrumbo se despide este año con cifras de vértigo

La organización señala un impacto económico de 15 millones en la zona durante la celebración de la séptima edición del Festival

CÁDIZActualizado:

«A todas y cada una de las 150.000 personas que durante estas cuatro noches han iluminado nuestro camino, llenando Chipiona de luz. Tenemos la mejor tripulación del mundo. Nos vemos en 2017, los días 12,13, 14 y 15 de julio». Alrumbo despide su séptima edición con más de 150.000 asistentes y un impacto económico de 15 millones en Chipiona. El recinto de Costa Ballena cerró sus puertas el pasado domingo con unas cifras de vértigo en cuanto a asistencia de público. Miles de jóvenes con toalla en mano y neveras han disfrutado durante tres días de la mejor música en un entorno inigualable.

Con una media de 40.000 visitantes por día, alcanzado la cota de 48.000 asistentes en la última noche- sumados a los 19.000 habitantes de la localidad, Chipiona celebra ahora el impacto económico y mediático de Alrumbo, que además de consolidarse como uno de los festivales de música más importante de Andalucía, se ha consolidado en esta su séptima edición. La organización cifra entre quince millones de euros la repercusión económica de la cita. «Alrumbo Festival ha crecido en cada jornada de ésta su séptima edición. Antes siquiera de comenzar los conciertos, la cifra ya daba vértigo, con más de 25.000 asistentes. Pero ese números ha ido creciendo paulatina pero continuamente hasta el broche final: 40.000 asistentes el jueves, casi 41.000 el viernes y alcanzado el sábado la cota espectacular de 48.000 personas», detallan.

Uno de los responsables del festival, Rafael Benítez, reconoce a este periódico que «aún es pronto para hacer una valoración final, sin embargo, estamos muy satisfechos con los resultados. En aspectos generales, creo que hemos solventado muy bien las carencias de la pasada edición en cuanto a temas de limpieza y seguridad». Casi ningún incidente, entradas fluidas, conciertos de nivel, el público entregado... Alrumbo gana puntos para seguir muchos años y convertirse en una referencia entre los festivales de música al sur de España. No obstante, Benítez reconoce que aún queda mucho que mejorar en cuanto al acondicionamiento de la zona de acampada, «crear más zonas de sombra es uno de nuestros objetivos de cara a la próxima edición». Pero, sin duda, uno de los grandes hándicap de esta edición ha sido el levante aunque no pudo con las ganas de bailar de los miles de asistentes congregados en Costa Ballena. «Ha sido el primer año que nos hemos encontrado con este fuerte viento por lo que hemos tenido que estar continuamente reforzando las infraestructuras».

Más seguridad y limpieza

Por su parte, el alcalde de Chipiona, Antonio Peña, valora muy positivamente la celebración del festival el pasado fin de semana en la localidad. «Se han mejorado mucho los servicios de limpieza con respecto al año pasado». Asimismo, Peña ha expresado su agradecimiento a la Dirección General de Tráfico, a la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Bomberos, Protección Civil y a todos aquellos que «han hecho posible que la seguridad del festival haya funcionado de manera impecable». Además, destaca la inyección económica que ha supuesto a la población de Chipiona «Este año, ha habido más alquileres de pisos y la hostelería ha estado al 100% de ocupación. Algo que es muy positivo».

Los balances se apoyan en los datos. «Cuatro escenarios, más de 60 artistas nacionales e internacionales, 670 trabajadores, más de 90 empresas proveedoras, más de 40.000 personas de público por jornada, lo que resultaría en una cifra global de casi 150.000 asistentes, y en torno a los 15 millones de euros la asombrosa cantidad de retorno económico valorado hasta el momento y a la espera de comprobación final en el entorno idílico que acoge el festival, Chipiona.», resaltan desde la organización.

No obstante, los balances se hacen con cifras, pero terminan de perfilarse con las sensaciones. Así, la organización de Alrumbo destaca algunos momentos que quedarán para el recuerdo de Alrumbo 2016 : «El Langui subiendo a sus hijos al escenario para demostrar que el flow está en los genes; el actor Alex O'Dogherty arrancándose por el 'Bolillón' junto a sus admirados 'No Me Pises Que Llevo Chanclas'; el emotivo homenaje de 'Gipsy Kings' a sus compatriotas fallecidos en el atentado realizado en Niza durante el festival; y sobre todo el reencuentro sobre las tablas de 'Violadores del Verso', en un concierto único e irrepetible». En total, sesenta actuaciones y de diferentes estilos musicales. Desde el rap hasta el indie, el flamenco o la música electrónica. «Han tocado los ingleses The Prodigy o el joven dj neerlandés Martin Garrix; Vetusta Morla -que este año solo ofrece cinco conciertos en España-, Lori Meyers –solo cuatro conciertos programados en todo el año-o Macaco».

Pero si por algo sacan pecho los organizadores es por haber logrado reunir de nuevo y en exclusiva para este festival al grupo de rap zaragozano Violadores del Verso. «Ha sido lo más difícil que hemos tenido que hacer en los siete años de festival», reconoce Rafael Benítez, co-director del festival. «Pero lo hemos conseguido. Hemos traído al grupo de rap más fuerte de este país, su único concierto este año y se han unido de nuevo por nosotros después de seis años separados. Esta fecha quedará marcada para siempre y ha sido en Chipiona, en Alrumbo 2016».

La ausencia de incidentes destacables es la mejor noticia en estos casos. Así, la Policía Local ha informado en un comunicado que el Festival no dejó incidentes de consideración aunque si ha dejado muchas actuaciones por venta ilegal ambulante ilegal. «El haber incorporado en el plan de seguridad esos filtros en las calles Turina, Mozart y Beethoven, transversales a la avenida de la Música, permitiendo el acceso a los residentes, pero no el estacionamiento, ha hecho no exista hasta el momento ninguna denuncia de vecinos de las urbanizaciones de Costa Ballena Chipiona», destacan. En este sentido, desde la organización han expresado su agradecimiento al público por su «excelente comportamiento» durante el evento, que se ha desarrollado «sin incidente alguno» pese a su magnitud y dimensiones.

Desde que el pasado martes por la noche abriera las puertas de su zona de descanso ante la llegada de miles de tripulantes tempraneros, Alrumbo Festival ha crecido en cada jornada de ésta su séptima edición.