La escritora alemana Cornelia Funke
La escritora alemana Cornelia Funke - ERNESTO AGUDO

Cornelia Funke novelará «El laberinto del fauno», de Guillermo del Toro

La autora alemana presenta en la Feria del Libro de Madrid «El hilo de oro», tercer capítulo de la saga «Reckless»

MadridActualizado:

Hace diez años, Cornelia Funke (Dorsten, Alemania, 1958) colgó en la pared del despacho donde escribe el cartel de «El Laberinto del Fauno», de Guillermo del Toro. Así refrendaba su fascinación por el filme del mexicano («para mí, una obra maestra», confiesa), al tiempo que estimulaba su portentosa imaginación. Como si de uno de sus cuentos mágicos se tratara, resultó que la admiración era mutua. Estaban conectados y destinados a entenderse. «Descubrimos que teníamos la misma biblioteca», dice riendo la escritora, que ha vendido más de veinte millones de ejemplares de sus libros. «Me entusiasman», afirma Funke que le escribió Del Toro en una carta, en la que añadía: «¿Bailamos?».

La primera pieza con la que salieron a la pista fue «Alma», un cortometraje de animación de Rodrigo Blas, en el que Cornelia aportó ideas para las historias. Y, así, un baile tras otro hasta que «recibí una llamada de su mánager en la que me decía: ‘‘Solo es una sugerencia, pero, ¿podrías reflexionar acerca de la idea de imaginar ‘El laberinto del fauno’ como novela?’’. Me tuve que sentar y, enseguida, le contesté: ‘‘¿Cómo puedo decir que no?’’», narra.

El proyecto

«Ahora estoy inmersa en el proyecto. He visto la película de nuevo, segundo a segundo, y la he escrito. Le he pasado a Guillermo del Toro ya los primeros capítulos y está fascinado. Pero me he dado cuenta que no puedo traicionar a los que han visto el filme, no puedo escribir una cosa diferente. Así que le he planteado a Guillermo dividir el libro en dos: en una parte la película en sí y en la otra la misma historia contada desde el punto de vista del bosque. Del Toro me advirtió: ‘‘Cornelia, te vas a perder...’’. No tengo ni idea de cuánto tiempo me va a llevar, pero estoy muy emocionada», relata.

Una escena de la película «El laberinto del fauno»
Una escena de la película «El laberinto del fauno»- ABC

Ambos miran el mundo con los mismos ojos y lo explican de la misma manera: a través de la fantasía. «La interpretación que hace Del Toro del fascismo en ese filme me encanta. Es muy similar al juego de espejos». Ese «juego de espejos» es la forma en que Cornelia explica nuestra historia en la saga «Reckless», donde Jacob y su hermano Will (guiño a los hermanos Grimm) pasan del Nueva York del presente a un mundo de fantasía en el que se encuentran los seres de los cuentos de hadas originarios de cada país. Ya ha viajado por Europa y ahora le toca el turno a Rusia en «El hilo de oro», la tercera entrega. En este libro, el mundo de detrás del espejo se sitúa en torno a 1860. «Cuanto más descubro de la historia de este periodo más fascinada me quedo. En ese momento cuando se tomaron las deciciones que han hecho el mundo en el que vivimos. El hombre ha decidido ser Dios, con las consecuencias terribles y maravillosas que ello conlleva», afirma.

Cosacos, espías y zares entrelazan esta historia, impregnada de los cuentos tradicionales y mitos rusos, y de amor. «Creo que se centra mucho en el amor romántico desde un punto de vista muy femenino. Muchos lectores me lo han dicho. Claro, está escrito por una mujer de 57 años que ha visto algunas cosas que tienen que ver con el amor», matiza Funke.

Desde Rusia

La autora alemana se decidió por Rusia para «El hilo de oro» porque en Moscú encontró una «conexión» entre nuestro mundo y el del espejo: «Mi agente y yo estábamos paseando por la noche. Llegamos a la Plaza Roja y, de repente, vi la Catedral de San Basilio. Y pensé: ‘‘No puede haber sido construido por personas de este mundo’’. Entonces, le dije a mi agente que me tenía que ir al hotel corriendo porque las ideas me inundaban. Así fue como decidí que la serie no constará solo de 3 libros. Esa noche encontré al autor del espejo y me di cuenta de qué se trata realmente. Y, como lo encontré en Moscú, pensé: ‘‘Tengo que ir a Rusia’’.

Otro de los puntos de conexión entre ambos universos que Cornelia Funke encuentra en la vida real es el madrileño Palacio del Retiro (donde acaba de visitar la Feria del Libro de Madrid, de la que es asidua). Más concretamente, en el Palacio de Cristal, al que también le ha dedicado un libro, «Un palacio de cristal» (Siruela). «Es un lugar mágico para mí y, por eso podría escribir miles de cuentos. Quisiera mudarme allí a vivir. Tiene cristal y espejos. Es perfecto para conectar mis mundos con Madrid», precisa Funke. QuizáS por ello esta apasionada escritora piensa en acabar su exitosa saga con una sexta entrega que se desarrollará precisamente aquí, en España, aunque precisa: «Este es mi plan, pero nunca se sabe...».