LIBROS

Poetas que son noticia

Desde el periodismo van construyendo una sólida obra poética. Son los nombres de hoy y de mañana: Javier Lostalé, Antonio Lucas, Antón Castro, Manuel de la Fuente e Isabel Navarro

Detalle de «Job», instalación de Antonis Donef, en la galería Casado Santa Pau (Madrid)
Detalle de «Job», instalación de Antonis Donef, en la galería Casado Santa Pau (Madrid)

«La estación azul». Javier Lostalé. Renacimiento. 144 páginas. 16 euros. Las generaciones literarias son territorios móviles, cambiantes, en absoluto monolíticas. Siempre sujetas a una nueva lectura, a una nueva valoración, nunca deben verse reducidas a una fórmula estética, a una nómina de autores ya cerrada. Hasta ahora una poeta como Clara Janés no aparecía como un miembro destacado de la generación de los 70, y hasta ahora el nombre de Javier Lostalé había quedado oscurecido por su dedicación al periodismo cultural. La reedición por parte de Renacimiento de «La estación azul» viene a señalar la importancia de este autor, en cuya obra se aúnan el pensamiento y el sentimiento a una indudable fuerza imaginativa. Hondo siempre, y dueño de una expresión tan bella como exacta, en estos poemas en prosa viene a exaltar diferentes estados de contemplación o de meditación. Él hace, como quería María Zambrano, que ninguna palabra quede sin interior. Y ya nos hable de la poesía o de la música, de la memoria o del silencio de los libros, siempre acierta a encontrar ese instante que emana del mirar, porque mirar es encuentro y amistad con el mundo. Por eso, la poesía de Javier Lostalé debe empezar ya a ser reconocida dentro de su generación, porque el camino recorrido desde «Jimmy, Jimmy» hasta «La tormenta transparente» nos ofrece una obra sólida, de indudable solvencia, de uno de los más emocionantes poetas del amor.

«Fuera de sitio». Poesía 1995-2015. Antonio Lucas. Visor. 368 páginas. 18 euros. Se dice que muchos poetas últimos escriben lastrados por lo epigonal, pero no es cierto. Imaginación y singularidad han convertido a Antonio Lucas en uno de los poetas más convincentes de los nacidos a partir de 1970. Del brillo simbolista y surrealista al decir reflexivo, del yo desafiante al nosotros como forma de encontrarse en medio de un mundo en crisis, Lucas reúne en «Fuera de sitio» (Visor) su poesía desde 1995 hasta la actualidad. Aquí encontramos una aventura estética y vital que va del poeta amoroso de «Lucernario» al despojamiento expresivo que ya toma forma en «Las máscaras» y que hace de la reflexión sobre la ausencia y el lenguaje un motivo central de su obra. Y encontramos ese deseo de dotar de sentido a la vida, a la escritura, de hacer notar la rebeldía, la insumisión ante el sistema imperante, en sus dos libros de madurez: «Los mundos contrarios» y, sobre todo, «Los desengaños», donde una crisis y una ruptura amorosa se unen al desconcierto social del mundo de hoy. Poesía de la imaginación que piensa, Antonio Lucas ha sabido crear una de las voces más audibles de la lírica de hoy.

«El musgo del bosque». Antón Castro. Prensas de la Universidad de Zaragoza. 81 páginas. 12 euros. ¿Dónde quedó nuestra vida? ¿En qué textos podemos encontrarla? En «El musgo del bosque» (Prensas de la Universidad de Zaragoza), Antón Castro construye un intenso y bello libro sobre el poder de la memoria y sobre cómo la vida de los otros al final dibuja nuestro propio autorretrato. Poemas narrativos, para los que contar es edificar una emoción. Antón Castro recupera aquí la vida, esto es, hace en estos versos que la vida vuelva a vivir. «Un poeta se alimenta de recuerdos», nos dice, y sus recuerdos tienen nombre propio: amigos, escritores, la infancia, el tiempo convulso de la juventud. Libro de evocaciones y de geografías, de viajes, de encuentros y de rupturas, lo que leemos son los relatos que forman su «alfabeto de la emoción», y donde la historia de la propia educación sentimental es aquella capaz de reflejar los momentos más lúcidos, donde los otros son el yo más necesario. Y todo ello escrito con un decir fluido, claro e intenso, en el que la reflexión autobiográfica, el amor o el sexo son armas contra el olvido.

«Las naciones del llanto». Manuel de la Fuente Vidal. Huerga & Fierro. 62 páginas. 12 euros. Manuel de la Fuente: vivir a partir del amor. Se escribe para salvarse de la derrota, para volver a encender las cenizas de la vida. Por eso «Las naciones del llanto» (Huerga & Fierro), de Manuel de la Fuente Vidal, es el poemario de un superviviente. Hay que destacar en él su enorme fuerza verbal, la indudable carga emocional de sus imágenes. Libro sobre el dolor y sobre cómo salvar el dolor, De la Fuente construye una poesía donde lo urbano toma tintes existenciales y donde la desolación y la rebeldía discurren por versículos con tonos de Walt Whitman y sus herederos de la «Beat Generation». De ahí la enumeración tan caótica como expresionista, el flujo de emociones, la rabia de la imaginería. Como Allen Ginsberg, De la Fuente escribe para retratar con precisión su propia mente, para retratar el mundo que ha vivido y el que le ha tocado vivir: el mundo de una crisis que no es solo personal. Pero, finalmente, «Las naciones del llanto» es un hermoso y logrado libro, un hermoso poema de amor. Del amor que salva y redime. Del amor como baluarte y como fortaleza frente a las debilidades del tiempo.

«Cláusula suelo». Isabel Navarro. Huerga & Fierro. 90 páginas. 12 euros. Para terminar esta selección, una voz edificada en la tensión de la palabra, en el acierto de cada imagen. En efecto, «Cláusula suelo» (Huerga & Fierro), de Isabel Navarro, demuestra una notable madurez. Cotidiana y culta, siempre original, es capaz de reflexionar sobre la experiencia de lo femenino, sobre la experiencia del mundo de hoy, y lo hace mediante el mestizaje con otros géneros, desde la narrativa al ensayo. En las páginas de «Cláusula suelo» se cuenta la historia de nuestros días de forma alegórica, también con la crisis como protagonista, porque en el fondo el libro es una hermosa meditación sobre nuestra identidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios