Cultura - Cine

Muere Ettore Scola, el último gran maestro de la comedia italiana

Contó la historia de su país en películas como «La terraza» o «Una jornada particular» y ha fallecido en Roma a los 84 años

Ettore Scola, en una foto de septiembre de 2013
Ettore Scola, en una foto de septiembre de 2013 - AFP

Fue el último gran maestro de la comedia italiana. Ettore Scola, director y guionista, que con su cine contó medio siglo de historia italiana, murió anoche en el Policlínico de Roma a los 84 años. Entre sus obras maestras, «Una jornada particular» (1977), con Sofía Loren y Mastroianni; «C’eravamo tanti amati» («Nos habíamos querido tanto – Una mujer y tres hombres») (1974), con Gassman, Nino Manfredi y Stefania Sandrelli, fue la película que le consagró definitivamente entre los grandes del cine italiano, adquiriendo también fama internacional. Otros títulos importantes son «Brutos, feos y malos» (1976), con el que ganó la Palma de Oro en Cannes; «La terraza» (1980), un amargo balance de un grupo de intelectuales de izquierda en crisis, película con la que ganó el premio al mejor guión en Cannes, y «La familia» (1987).

Scola está considerado como el gran cantor del cine italiano. Con sus películas mostró una Italia que se rescataba del fascismo e intentaba olvidar la guerra, un país que crecía entre sueños, esperanzas y problemas, adentrándose en los sentimientos del hombre, su coraje y debilidades. Lo hizo con un estilo único e inimitable, entre un realismo feroz y un humor británico.

Su carrera la inició en el periodismo, con una colaboración en la revista de humor «Marc Aurelio». Después, a mediados de los años 50, comenzó a escribir guiones para películas: «Un americano en Roma» (1954), «La gran guerra» (1959) y «Crimen» (1960). Su primera película como director la realizó en 1964: «Se permettete parliamo di donne», con Vittorio Gassman, Nino Manfredi y Marcello Mastroianni. Su último trabajo fue, en 2013, un documental dedicado a su gran amigo Fellini: «Que extraño llamarse Federico»). Hizo también otros documentales, uno dedicado a la ciudad eterna: «Gente de Roma».

Scola tuvo una gran pasión por lo civil y se mostró comprometido en lo social. Estaba casado con la guionista y directora Gigliola Scola. Junto a sus dos hijas, Paola y Silvia, presentó en noviembre pasado, en la Fiesta del Cine de Roma, un documental que contaba su vida y su carrera: «Ridendo e scherzando». En esa ocasión hizo una declaración sobre su forma de entender el cine: «El cine es un trabajo duro, pero se puede, riendo y bromeando, mandar algún mensaje, alguna postal con las observaciones propias sobre el mundo. El cine es un farolillo que ilumina las cosas de la vida».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios