La cantaora Lole Montoya acompañada a la guitarra por Juan Carmona
La cantaora Lole Montoya acompañada a la guitarra por Juan Carmona - EFE

Lole Montoya triunfa en el Festival del Cante de las Minas

Acompañada a la guitarra por Juan Carmona, creador de Ketama, la trianera ha recorrido las composiciones que llegaron al gran público a mediados de los años 70

La Unión (Murcia)Actualizado:

Lole Montoya, mitad del dúo que fundó el nuevo flamenco junto al fallecido Manuel Molina, ha saldado la deuda con el Festival Internacional del Cante de las Minas en una emotiva actuación en la que ha recordado los temas que encumbraron a Lole y Manuel, y que ha cerrado una primera gala flamenca abierta por la deslumbrante cantaora onubense Rocío Márquez.

Una noche en la que ha sido inevitable apelar a los paralelismos que suponen juntar en la misma noche a Lole, que abrió un camino en el cante jondo introduciendo la poesía en lo que se llamó nuevo flamenco, con Rocío Márquez, que está revolucionando este arte con ejemplos como «Firmamento», en el que introduce el jazz y letras de mujeres alejadas del cante jondo como Christina Rosenvinge.

Acompañada a la guitarra por Juan Carmona, creador de Ketama, la trianera ha recorrido las composiciones que llegaron al gran público a mediados de los años 70 del siglo pasado, en un espectáculo inspirado en la gira «Lole canta a Manuel», en el que homenajea a Manuel Montoya, fallecido hace dos años.

Con su ritmo personal, fusionando la música clásica e incorporando la poesía a los palos más tradicionales del cante jondo, Lole ha mostrado al entendido público unionense que discos como «Nuevo día» o «Pasaje del Agua» abrieron el flamenco al gran público antes de que saliera a la luz el mítico «La leyenda del tiempo», de Camarón de La Isla.

«Cuento para un niño» ha sido la carta de presentación en la Catedral del Cante de la cantante trianera, que ha dejado su voz magnética en una embrujadora versión por bulerías de la nana «Dime», o «Nuevo día», con esa evocadora metáfora del amanecer: «El sol joven y fuerte/ ha vencido a la luna/ que se aleja impotente/ del campo de batalla».

Continuando con «Al alba por alegrías» o «Tangos canasteros», Lole ha terminado por recorrer la memoria colectiva de un público ansioso por rememorar uno de esos momentos en la historia musical de España en la que un dúo flamenco se codeó en lo más alto con los cantantes y grupos de música pop y folclórica, algo que será difícil repetir.

La gala había comenzado de forma arrolladora por Rocío Márquez, que regresaba a La Unión tras haber arrasado en 2008 logrando todos los premios del certamen de ese año, entre ellos la Lámpara Minera, y que ha demostrado la versatilidad y dominio que tiene del flamenco clásico y de su apuesta por innovar en este arte, tal y como hicieron Lole y Manuel hace más de cuatro décadas.

Dos semanas después de su deslumbrante actuación en La Mar de Músicas de Cartagena, donde dio su versión más moderna acompañada del Proyecto Lorca repasando su último trabajo, «Firmamento», Márquez ha constatado que es una de esas referencias musicales en España, y no sólo en el ámbito del flamenco.

Acompañado por la fiable guitarra de Miguel Ángel Cortés y las palmas de Los Mellis, la cantaora onubense ha magnetizado a la audiencia con un repertorio de bulerías, fandangos de su tierra o alegrías, en las que ha sido capaz de mezclar la cadencia ortodoxa de su voz con un fraseo mucho más moderno.

Conocedora de la exigencia de la Catedral del Cante, Márquez ha estremecido con su oda a los mineros en «Tierra y centro», aunque no ha desperdiciado la ocasión de pisar otros terrenos con temas como «Firmamento» y «Caracoles».

La jornada comenzó en la avenida del Flamenco con Antonia Esther Meroño, que impartió el II Taller de Pintura «Pinta el Cante». Posteriormente, a las 20 horas, el salón de Actos de la Casa del Piñón acogió la conferencia sobre Pencho Cros, denominada «La voz flamenca de la desolación del minero», dirigida por Manuel José Navarro y el profesor de la Universidad de Murcia José Francisco Ortega.

En ese mismo acto se presentará el busto de Esteban Bernal realizado por el escultor unionense Galo Conesa y la entrega del galardón Pencho Cros a la difusión musical al Ayuntamiento de Valladolid.

La segunda gala flamenca traerá a La Unión a Paco Montalvo, que ha trazado un rumbo en el mundo de la música con su violín flamenco, que precederá a la actuación del cantaor granadino y ganador de la Lámpara Minera Juan Pinilla.