PATRIMONIO

La polémica de los azulejos

El del Sagrado Corazón se retirará del Ayuntamiento y Caridad no podrá poner el suyo en San Francisco

SAN FERNANDOActualizado:

Todo se sabía, desde hace años incluso. Pero, hasta que no se hace efectivo no llega la polémica. Ahora los ciudadanos se encuentran hablando sobre la idoneidad o no de contar con azulejos de imágenes religiosas en los edificios de la ciudad. Todo ello tras taparse el del Sagrado Corazón, que se encuentra en el Ayuntamiento, y tras rechazarse por parte del Ayuntamiento la colocación de una pieza de Caridad en San Francisco.

En el primer caso, ya en el proyecto de rehabilitación del edificio en 2005 desaparecía este elemento, al no ser una pieza original del inmueble y se quitará en próximas fechas. Desde la Iglesia ya se ha pedido la cesión del mismo, algo que se está estudiando por parte del Consistorio, que por ahora lo único que había decidido era que se iba a conservar.

Para muchos, sin embargo, se trataba de un azulejo que conformaba parte del patrimonio de la ciudad y no consideran que se deba perder, aunque también están los que aplauden esta decisión al creer que no debe haber imágenes religiosas en las paredes de un edificio público y precisamente tan emblemático como el propio Palacio Consistorial.

Por otro lado, Caridad se ha quedado con las ganas de poner un recuerdo del 75 aniversario de la hermandad y el retablo preparado para colocarse en el lateral de la Iglesia de San Francisco no podrá ponerse en este lugar. El motivo se encuentra en el Plan Especial de Protección del Casco Histórico (Peprich) que limita la colocación de estos elementos y que de manera clara expone que el de Caridad no se puede colocar. Es algo que puede cambiar con la revisión que se quiere hacer de este documento, pero por el momento ni Caridad ni prácticamente nadie puede colocar un retablo de grandes dimensiones en el conjunto del Casco Histórico, a pesar de que en el mundo cofrades es algo tradicional, sobre todo para la conmemoración de efemérides singulares.