El Príncipe heredero de Arabia Saudí a su llegada este miércoles a la base aérea militar de Torrejón, en Madrid
El Príncipe heredero de Arabia Saudí a su llegada este miércoles a la base aérea militar de Torrejón, en Madrid - EFE
INDUSTRIA

La presencia en España del heredero saudí da el espaldarazo a las corbetas

La ministra Dolores de Cospedal y el Príncipe firmarán este jueves en el Cuartel Genreal del Ejército un acuerdo de colaboración en materia de Defensa

CÁDIZActualizado:

La presencia en España del Príncipe heredero de Arabia, Mohammed bin Salman, supone el espaldarazo definitivo que necesitaba el contrato entre Navantia y el Gobierno de Riad para la construcción en el astillero de San Fernando de cinco corbetas. El heredero y ministro de Defensa llegó este miércoles a Madrid procedente de París y ha sido recibido por la titular de Defensa española, Dolores de Cospedal, a su llegada a la base aérea de Torrejón.

El Príncipe ha realizado en las dos últimas semanas una gira internacional que lo ha llevado por Egipto, Estados Unidos, Reino Unido, Francia y España. El viaje ha tenido como objetivo presentar al resto del mundo la nueva política reformista y aperturista que ha diseñado el heredero para su país. Igualmente pretende reorientar la política económica saudí con el fin de que no dependa exclusivamente del petróleo. El Príncipe abordará este jueves con el Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno Mariano Rajoy los acuerdos económicos que vinculan a ambos países y que incluyen, entre otros asuntos, el citado contrato naval. También mantendrá un encuentro con la ministra de Defensa, en el Cuartel General del Ejército de Tierra. Cospedal y el Príncipe firmarán este jueves un acuerdo de colaboración entre ambos países en materia de Defensa. Se trata de aproximar la firma del contrato de las corbetas

Posteriormente asistirá a un almuerzo oficial en el Palacio Real, donde está previsto, según la agenda de la Casa Real. Fuentes consultadas por LA VOZ aclaran que no habrá una firma protocolaria del contrato de Navantia. De la visita saldrá un compromiso definitivo para la construcción de los barcos. Este viaje permitirá, por tanto, una declaración positiva entre las partes y, sobre todo, la aceleración hacia la firma, que será entre el Gobierno saudí y Navantia en una fecha aún por determinar. Las mismas fuentes han señalado que el contrato ya está cerrado en cuanto a tecnología, plazos y inversión. Una vez firmado se tardarán al menos seis meses de tramitación antes de iniciar el corte de chapa

España aguarda desde hace más de dos años la firma definitiva del contrato para la construcción en la Bahía de Cádiz de cinco corbetas del modelo Avante 2000. Se trata de un barco similar a los patrulleros construidos entre 2005 y 2012 en la Bahía de Cádiz para Venezuela y parecidos a los Buques de Acción Marítima (BAM) de la Armada española. La inversión alcanza 2.000 millones de euros y garantiza el empleo para unas 3.000 personas durante los próximos cinco años.

Cabe recordar que el Rey emérito Juan Carlos I realizó la pasada Semana Santa un viaje de carácter privado a Riad, donde pudo abordar asuntos que vinculan a ambos países.

Las claves del contrato

El acuerdo en cuestión va más allá de lo puramente naval. España y Arabia firmaron el pasado agosto un contrato de confidencialidad tecnológica en relación a la obra de las corbetas. El contrato incluye también el adiestramiento de la tripulación saudí, unos 400 soldados, el ciclo de vida o mantenimiento de estos barcos por parte de Navantia y, además, el acondicionamiento de la base Naval de Yedá, donde se ubicará la sede de estos barcos.

Cabe recordar que la imagen internacional que ha proyectado Arabia con sus conflictos con Yemen ha suscitado el rechazo de varias organizaciones sociales y humanitarias al acusar al régimen saudí de totalitario y de no respetar los derechos humanos.

Navantia está preparada para iniciar la obra de las corbetas de manera inmediata, aunque la tramitación para el corte de chapa puede alargarse hasta el primer trimestre de 2019. El astillero de San Fernando dispone ya de los bienes de equipo y de la materia prima para arrancar la construcción de los barcos.

La visita del Príncipe a nuestro país es muy relevante ya que Mohammed bin Salman es el hombre fuerte del país y candidato a relevar al actual Rey Salman bin Abdulaziz. Precisamente, el Rey saudí colocó en 2015 al joven Príncipe a cargo del monopolio petrolero estatal. También lo situó al frente de la compañía de inversiones públicas del reino, así como de la política económica y del Ministerio de Defensa.

Inyección económica

El Gobierno de España, a través de la SEPI da por sentada la firma de este acuerdo naval, de especial importancia para la economía de Navantia. Se trata de una inyección que permitirá, por un lado, sanear las arcas de la empresa y, por otro, la puesta en marcha del plan industrial de la compañía que incluye, entre otros asuntos, la modernización de los procesos industriales y, sobre todo, el rejuvenecimiento de la plantilla. La SEPI ha incluido el contrato de las corbetas saudíes entre los pilares que sustentan dicho plan, es decir, no se contempla un revés en este sentido.

El presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez, y los máximos responsables de varios departamentos de la empresa pública viajaron a finales del pasado febrero a la capital saudí para participar en la feria naval AFED, donde se desplegó un importante contingente de ejecutivos con el ánimo de que el proyecto naval de las corbetas fuera por fin una realidad.

El Gobierno saudí anunció a finales de 2017 que a lo largo de 2018 aprobaría el mayor presupuesto de su historia en materia de Defensa, unos 56.000 millones de dólares, lo que significa un aumento del 10% con respecto al presupuesto de 2017. Esta faraónica inversión reserva un importante pellizco para llevar a cabo la renovación de la flota.