INDUSTRIA

El plan de ajuste de Airbus en Europa pasa de largo en las plantas gaditanas

El gigante aeronáutico fusiona sus principales unidades de negocio y suprime un millar de empleos de dirección y administración

El plan de ajuste de Airbus en Europa pasa de largo en las plantas gaditanas
J. RODRÍGUEZ - Actualizado: Guardado en:

El gigante aeronáutico Airbus se prepara para reducir costes y ganar competitividad. La dirección de la compañía ha elaborado lo que se conoce como el ‘proyecto Géminis’, que persigue la integración de sus principales unidades de negocio bajo un único paraguas. La restructuración del grupo, anunciada el pasado septiembre, consiste en fusionar las sedes de la rama de aviación comercial (Airbus SAS) y del grupo (Airbus Group SAS) de aquí a mediados de 2017, lo que implica la eliminación de un millar de puestos de trabajo en Europa.

La medida simplifica la estructura de la empresa y, sobre todo, acaba con la duplicidad de algunos puestos de dirección y administración. El movimiento supone más poder para el presidente de la compañía, Tom Enders, que, a partir de ahora, pasará a controlar directamente la unidad de aviación civil del grupo, hasta ahora en manos del francés Fabrice Brégie. La fusión mantiene vivas también las otras dos unidades del grupo, Defensa y Espacio por un lado, y Helicópteros por otro. Todo esto se hará efectivo en enero de 2017 y los países más afectados son Alemania y Francia.

De momento, la repercusión de esta maniobra empresarial en las factorías españolas es mínima. LAVOZ ha contactado con representantes españoles en el comité europeo y aclaran que no se prevén despidos traumáticos, ya que la empresa ha preparado un plan especial de bajas incentivadas y prejubilaciones. Las mismas fuentes han destacado que las factorías de la Bahía de Cádiz están a salvo de esta medida, ya que su actividad se centra especialmente en producción.

Traspiés en el A380 y A400M

¿Qué ha llevado a Airbus a concentrar su unidad de negocio más importante? La respuesta es fácil: reducir costes. La inversión en el avión militar A400M y el revés que ha generado la ausencia de pedidos del A380, el superjumbo, han obligado a la compañía a tomar medidas para asegurar el futuro. No hay que olvidar que el constructor aeronáutico ha gastado 1.400 millones de euros para solucionar los problemas de motor en el A400M y no se descartan nuevos contratiempos tras negociar con los clientes.

Airbus también se ha visto obligado a bajar el ritmo de producción del A380, tras haber logrado llegar a un punto de equilibrio en su nivel de producción. Así, el año pasado se bajó a 27 unidades se prevén 12 para 2018. Las pérdidas en este programa pueden superar los 350 millones de euros en 2020.

Las mismas fuentes consultadas por LA VOZ, han puesto de manifiesto que las factorías de Airbus en la Bahía ya se encuentran adaptadas a las nuevas necesidades. La planta de Puerto Real, donde se construye el timón de cola y el estabilizador del A380, ha pasado de ejecutar dos estructuras y media al mes a construir solo una. La plantilla sobrante de este programa, unos 95 trabajadores, han ido pasando de forma gradual al programa del A350, cuya producción se ha duplicado.

La planta puertorrealeña se ha especializado en la construcción de los estabilizadores de cola de los aviones de la compañía y es un referente mundial en este segmento. Una de las mejores noticias que pudo recibir la fábrica gaditana en 2014 fue la entrada en producción del avión más moderno y competitivo de Airbus, el A350 que, junto con el A320neo, forman el buque insignia de la compañía en aviación civil. Airbus amplió su factoría en Cádiz para albergar dos líneas de producción de ese modelo, lo que permitirá en 2017 doblar definitivamente la producción pasando de 53 entregas anuales a una media de cien. Igualmente, la producción del A320neo también se incrementará pasando de 38 entregas este año a una previsión de 64 el que viene.

Buenas expectativas

Estas expectativas, pese a los ajustes que se llevarán a acabo a nivel estructural, hacen pensar a los sindicatos españoles que irá aumentando la plantilla en la Bahía de marera progresiva. De hecho, Airbus está negociando nuevos paquetes de obra, cuyo destino sería Cádiz. Es probable que la compañía retire la subcontratación del ‘rader’ o timón vertical Aernova en China y los traspase a las factorías españolas.

El aumento de plantilla, pese a todo, está encima de la mesa. LA VOZ se ha hecho eco de las palabras del director de la planta de Puerto Real, Antonio Rueda, durante la entrega de los Cajones Laterales del Estabilizador Horizontal del Airbus A350-1000. Destacó la «apuesta clara» de Airbus por esta factoría, en la que, según explicó, la compañía aeronáutica ha invertido más de 50 millones de euros para la tecnología de última generación del programa A350.

Además subrayó que la compañía participará en la constitución de un centro tecnológico con industrias del sector aeronáutico auspiciado por la Junta de Andalucía con la idea de convertir a Cádiz en un polo de innovación en el sector. Antonio Rueda señaló que los aviones A350, con un 25% de ahorro en consumo y que «marcan un hito en el confort de la cabina», representan «el hoy y el mañana de los aviones de largo alcance».

Airbus confía en superar en 2016 el registro de pedidos del año pasado. Los datos de 2015, aunque buenos, están lejos del récord de ventas que obtuvo en 2013 con 1.503 pedidos y de los 1.456 de 2014. No obstante, las 1.036 solicitudes de 2015 representan una inversión de 153.800 millones de dólares.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios