SUCESOS

Los 'borregueros' que engañaban y secuestraban a inmigrantes en Algeciras

Les prometían que les ayudarían a reunirse con sus familiares en España pero sin embargo los encerraban en habitaciones y exigían el pago de un rescate por ellos

Actualizado:

La inmigración ilegal es un buen reclamo para los que no tienen escrúpulos en negociar con ella. Es rentable sobre todo si se tiene en cuenta que de su lado está la desesperación de cientos de personas que quieren cruzar el Estrecho como sea y, una vez que pisan tierra europea, poder llegar a su destino sin ser interceptados. Las mafias se organizan y captan a los inmigrantes de los que pretenden aprovecharse. Bien programándoles el 'viaje' en patera y cobrándoles caro por ello, o bien recogiéndolos a su llegada para entonces engañarles.

La Guardia Civil ha desarticulado a un grupo de estos 'borregueros', como se conoce a este tipo de grupos criminales por la forma vejatoria en la que los tratan. La organización estaba asentada en Algeciras.

La investigación se inició a finales del año pasado cuando, tras diversas indagaciones, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, tuvo constancia de que se estaban realizando secuestros de inmigrantes irregulares después de su llegada a la costa peninsular.

Los detenidos seguían un mismo 'modus operandi' para captar a los irregulares que lograban cruzar con éxito las aguas del Estrecho sin ser vistos procedentes de Marruecos. Sabían los lugares por donde desembarcaban, les observaban y esperaban en vehículos donde podían transportarlos. Pero antes de ayudarles, seleccionaban a aquellos que parecía que podían sufragar los pagos que después les pedirían a ellos y sus familiares. Una vez elegidos los más idóneos para su objetivo, iban hacia ellos y les aseguraban que lograrían ayudarles. A llegar al destino que quisieran o incluso a encontrar a familiares que tenían estas personas ya en territorio español.

Sin embargo su destino no iba más allá de la barriada de la Bajadilla, en Algeciras. Allí eran encerrados en habitaciones. Antes les quitaban sus móviles para impedir que contactaran con alguien o pidieran auxilio, además de todos los enseres personales que tuvieran.

Pero necesitaban tener más información. Así que les seguían interrogando a fin de obtener datos que les indicara si ese inmigrante les podría reportar más o menos beneficios.

Cuando lograban obtener esta información terminaban contactando telefónicamente con los familiares de las víctimas, solicitándoles el pago de una cantidad de dinero por su liberación, la cual oscilaba entre los 500 y 2.000 euros en función de las posibilidades económicas de la familia.

Exigían el pago de entre 500 y 2.000 euros a sus familiares para liberarlos

La organización criminal estaba formada por hombres y mujeres, y cada uno de ellos tenían cometidos diferenciados. Mientras que los hombres eran los encargados de realizar la captación, traslado de las víctimas hasta el domicilio donde eran retenidos y la extorsión a los familiares, las mujeres ejercían funciones de custodia y vigilancia de las víctimas hasta el mismo momento del pago del dinero por sus familiares para su liberación. Se ha detenido a cinco personas.

Esta práctica de mafias especializadas en secuestros de inmigrantes irregulares es cada vez más habitual debido al gran número de extranjeros que llegan desesperados a las costas españolas que intentan lo que sea para no ser devueltos.