SUCESOS

Dos nuevos detenidos por la operación contra el amaño de subastas en la Seguridad Social

La Policía arresta a un auxiliar responsable del depósito de efectos, y a un funcionario, administrativo en la Tesorería de la Seguridad Social

Dos nuevos detenidos por la operación contra el amaño de subastas en la Seguridad Social

Agentes de la Policía Nacional han vuelto a efectuar nuevas detenciones y registros vinculados a la supuesta trama de amaños en las subastas públicas de la Seguridad Social de Cádiz.

Tras el amplio operativo desplegado este martes para desarticular una trama dedicada presuntamente a amañar subastas públicas de la Seguridad Social, ayer, agentes de la Policía Nacional volvían a efectuar nuevas detenciones y registros relacionados con estas supuestas irregularidades.

Los nuevos arrestados son un segundo funcionario de la Tesorería General de la Seguridad Social y un particular encargado de los depósitos de los bienes embargados. De esta manera se elevan ya a cuatro la cifra de arrestados en relación con esta investigación que dirige la Unidad Delincuencia Especializadda y Violenta (UDEV) de la Comisaría Provincial de Cádiz.

Así, los agentes se personaban pasadas las ocho de la mañana en las oficinas de la Plaza Asdrúbal y salían acompañados del funcionario para que declarara en Comisaría. Del mismo modo, se dirigían hasta Chiclana donde se encontraba el otro implicado, el trabajador de una empresa externa dedicada a la guardia y custodia de los bienes intervenidos por la Seguridad Social. Ambas personas están implicadas en mayor y menor medida en los hechos que se investigan.

Por otro lado, la Policía continúa recabando pruebas y no se descartan nuevas detenciones. Según fuentes policiales, desde que el martes se destapó el caso numerosas personas afectadas por estas presuntas irregularidades están acudiendo a la Comisaría para prestar declaración como testigos y afectados. Se prevé que estos dos nuevos investigados pasen este jueves a disposición judicial junto a los otros dos implicados.

La investigación, desarrollada por la UDEV, se produjo a raíz de una denuncia puesta en Fiscalía

El caso, cuya investigación ha durado más de seis meses, se destapó públicamente el martes cuando se desplegó el amplio dispositivo en la Tesorería de la Seguridad Social de la Plaza Asdrúbal de Cádiz. Allí los agentes de la UDEV registraban el despacho de J. M. C. G., jefe del departamento de subastas en la delegación gaditana del organismo público. El funcionario era arrestado a primera hora de la mañana en su domicilio.

Al mismo tiempo, se procedía en Chiclana a la detención del otro principal investigado de la presunta trama, un subastero de la localidad que supuestamente recibía de parte del jefe de departamento de subastas, información privilegiada sobre los lotes que se iban a llevar a puja. A diferencia del primero, este investigado trabajaba de forma particular y no para la Administración.

La investigación se inició hace medio año. Entonces, un supuesto perjudicado, que había perdido un bien por el que se había interesado, detectó algo sospechoso en el sistema que se estaba siguiendo. Tras recabar alguna información acudió a Fiscalía quien, después de estudiar el asunto, derivó el caso a la Policía. La UDEV comenzó entonces a tirar del hilo y a recabar datos sobre cómo se estaba trabajando en el departamento señalado hasta que destaparon las supuestas irregularidades.

'Modus operandi'

Al parecer, J. M. C. G., un técnico de larga trayectoria y gran conocedor del sistema instaurado, no estaba siguiendo el estricto protocolo que existe en los concursos públicos. Según las pesquisas realizadas, la Policía sospecha que el funcionario estaba dando información privilegiada –a la que tenía acceso exclusivo por su cargo–, a un tercero. Éste casualmente era un subastador con el que solía tratar desde hacía años y al que, presumiblemente le unía una amistad. De esta manera, el subastador que se movía en los círculos del mercado de segunda mano en la provincia, sabía antes de tiempo los bienes que contenían cada uno de los sobres que se iban a llevar a subasta y si le era interesante pujar o no con vistas a un futuro negocio del que sacar un buen beneficio. Además, con esta información privilegiada que obtenía podía calcular la cantidad que tenía que ofertar para llevarse el codiciado bien (una vivienda, un coche u otro artículo de lujo).

La puja más alta

Otro de los asuntos que se están investigando, y que la jueza del Juzgado de Instrucción número 3 de Cádiz que lleva el caso tendrá sobre la mesa, es si además de no respetar el principio básico de publicidad en subastas, los implicados ajustaban premeditadamente los precios para conseguir asegurarse la puja más alta y así deshacerse sin sospechas de cualquier otra persona que estuviera interesada en los lotes. Por otro lado, también se indaga si al tener claros los precios de antemano, el subastador ya se aseguraba los compradores por lo que no se arriesgaba a la hora de invertir en algo que después no iba a vender.

Según fuentes consultadas, además de por este supuesto delito de alteración de precios en concursos y subastas públicas, la UDEV investiga si se han cometido otros asociados, como cohecho y falsedad documental.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios