Vanesa muestra informes médicos que dicen que el niño no puede estar en ambientes húmedos y sin ventilación.
Vanesa muestra informes médicos que dicen que el niño no puede estar en ambientes húmedos y sin ventilación. - ANTONIO VÁZQUEZ
VIVIENDA

«Los médicos me han dicho que mi hijo no puede volver a esta casa»

Una usuaria de Asuntos Sociales, cuyo hijo ha sufrido en su casa dos paradas cardiorrespiratorias por las condiciones de la vivienda, demanda una solución

CÁDIZActualizado:

Vanesa vive desde hace dos años en el primer piso de una vivienda situada en la calle Vea Murguía número 12, en el casco histórico de la ciudad. Aunque es un piso exterior, la única habitación que tiene ventanas es el salón, quedando el resto de la casa sin ninguna ventilación ya que el patio interior de la finca cuenta con una montera que impide la entrada de aire.

Los tres dormitorios de la vivienda cuentan con múltiples humedades, provocando que las paredes estén desconchadas y, en el caso de una de las habitaciones, hasta mojadas.

Esta usuaria de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Cádiz recibe un 67% de ayudas para pagar el alquiler de esta casa en la que vive junto a su pareja y sus dos hijos de 11 y 8 años de edad, siendo este último asmático.

Aunque recibe su tratamiento desde hace años, su enfermedad se ha agravado «por lo que está respirando todos los días y por las condiciones en las que se encuentra esta vivienda que está llena de humedades, a pesar de que desde Asuntos Sociales me digan que no».

La madrugada del pasado viernes 13 de abril, su hijo Joaquín se despertó de madrugada con dificultades para respirar. Rápidamente, su madre llamó a los servicios sanitarios, que acudieron a la vivienda intentando reanimar al pequeño que sufrió dos paradas cardiorrespiratorias.

Evitar ambientes húmedos y sin ventilación

Vanesa, visiblemente emocionada, asegura que «mi hijo estuvo a punto de no contarlo y todo está provocado por las condiciones en las que vivimos. Los médicos estuvieron más de tres horas hasta que consiguieron estabilizarlo para poderlo llevar al hospital, donde entró directamente en la UCI al estar en estado crítico».

El pequeño fue dado de alta el pasado miércoles aunque con la recomendación por parte de los médicos de evitar ambientes húmedos o poco ventilados. «En la UCI ya me dijeron que yo no podía volver a esta casa con mi hijo porque no es bueno para su salud y lo he tenido que dejar en casa de mi madre porque aquí desde luego no lo puedo traer», relata Vanesa, que asegura que «ha sido un gran susto y ahora tendrán que determinar si la falta de oxígeno que tuvo durante varios minutos le ha podido causar algún daño cerebral».

Desesperada, manifiesta que desde el pasado lunes está intentando sin éxito que desde el Ayuntamiento de Cádiz le ofrezcan una solución a su problema. «Ya no sé que hacer, no me hace caso nadie y he registrado una petición urgente para que me atienda tanto el alcalde como la concejal de Asuntos Sociales, Ana Fernández, pero no he recibido respuesta».

Afirma que personal de esta delegación y de Procasa acudieron a la vivienda y «la opción que me daban era que levantara un tabique en el salón y le habilitara allí una habitación a mi hijo pero ni esta es mi casa ni le puedo tener encerrado en su cuarto todo el día».

Escrito al Defensor del pueblo

Además de este escrito en el Registro Municipal para hablar directamente con el alcalde, Vanesa quiere dirigirse al Defensor del Pueblo andaluz para explicarle la situación por la que está atravesando y señala que «escribiré al Rey si hace falta porque estamos hablando de la salud de mi hijo».

Vanesa fue desalojada hace cinco años de una vivienda en la calle Botica, pasando a ser okupa de una finca situada en la calle San Juan, de la que también fue desalojada a finales de 2015. De ahí pasó a la Pensión Cádiz, donde Asuntos Sociales le ofreció un alojamiento, y posteriormente al hospital de San Rafael, donde permaneció junto con sus hijos durante un periodo de siete meses.

Hace dos años consiguió entrar en esta vivienda de la calle Vea Murguía, «en la que estaba bien si no fuera por las humedades y las condiciones en las que se encuentra, que han hecho que la salud de mi hijo haya empeorado por días hasta el punto de haberle ocasionado dos paradas cardiorrespiratorias que podrían habérselo llevado de este mundo».

Afirma que desde AsuntosSociales le han facilitado una lista de inmobiliarias para que se busque una vivienda aunque, «siguen sin querer alquilar nada porque el Ayuntamiento no paga a tiempo y necesitamos una solución con urgencia».

Vanesa apunta que si no le pueden ofrecer una vivienda de manera inmediata, «que al menos me busquen una solución de realojo hasta encontrar otra en un lugar en el que mi hijo pueda respirar porque tiene que guardar reposo absoluto. Tiene un pulmón inflamado y muy poca capacidad respiratoria. Esto es inhumano».