Navantia apuesta por la reparación de cruceros - Carlos Cherbuy
CÁDIZ

El futuro a ritmo de crucero

El Sovereign es el último buque atracado en Navantia que tiene cerrada otras diez reparaciones para el año que viene

CÁDIZActualizado:

Navantia ha realizado una apuesta clara por la reparación de cruceros y por el momento les ha salido bastante bien. Prueba de ello es que el año pasado fueron 16 los buques que entraron en las instalaciones de Cádiz para labores de mantenimiento, este año han sido ocho y para el próximo ya hay programadas diez actuaciones. Aunque parece que las cifras decaen lo importante aquí es la actividad (es decir la envergadura de la obra y el tiempo) y en ese sentido hay satisfacción ya que para el 2018 algunos de los trabajos cerrados son de calado y de importancia.

Otro de los apuntes destacados de esta apuesta es que Navantia ha conseguido ser un competidor a tener en cuenta. Los responsables del buque (de la empresa Pullmantur) que actualmente se encuentra en dique seco para una revitalización de sus áreas, confirman que el astillero gaditano se ha convertido en uno de los astilleros preferidos por su evolución. De esta manera destaca la calidad de los trabajos, la flexibilidad y capacidad de adaptarse a las nuevas exigencias así como su organización . Por otro lado exponen la garantía que ya existe a la hora de ejecutar este tipo de proyectos, al haber afrontado otros muchos mayores, como el caso del Oasis (del Royal Caribbean), que se trabaja para que vuelva a estas instalaciones para un futuro próximo.

Navantia ha conseguido ser un competidor en este área de trabajo
Navantia ha conseguido ser un competidor en este área de trabajo-C.C.

Y qué significa que un buque como el Sovereign recale en Cádiz. Pues básicamente trabajo ya que actualmente en la embarcación (que llegó el día 6 de noviembre y partirá el 27 de noviembre), trabajan 400 personas de la plantilla de Navantia, 600 de empresas auxiliares y contrataciones , así como los 500 de la tripulación, que les gusta acudir a un sitio como el astillero gaditano por la proximidad con el centro, algo que se agradece cuando debe estar tres semanas en dique seco.

Y es que la compañía está renovando el diseño completo del barco aprovechando su parada (debe hacer dos cada cinco años). De esta manera ha realizado una inversión de 20 millones de dólares para renovar prácticamente todas las áreas, desde los camarotes, hasta las de ocio, restauración, antes de afrontar la nueva temporada de cruceros en Brasil, donde navega hasta marzo aproximadamente cuando regresa para navegar por Europa.

Hay que destacar que es el octavo barco de Pullmantur que recala en Navantia Cádiz desde el año 2012 y la segunda vez que esté buque arriba a esta instalación.