La demostración se ha celebrado en Torregorda. - ANTONIO VÁZQUEZ
FUERZAS ARMADAS

Los drones de la Armada se exhiben en Cádiz

Torregorda acoge el primer encuentro mundial de usuarios de 'Scan Eagle', organizado por la compañía Insitu, fabricante de estas aeronaves

CádizActualizado:

Casi han alcanzado las 1.000 horas de vuelo. Desde que la Undécima Escuadrilla de Aeronaves de la Armada se crease en julio de 2014 sus dos sistemas 'Scan Eagle' han mostrado su utilidad desplegados tanto en la mar, buscando piratas en la operación 'Atalanta', como en tierra, combatiendo al yihadismo en Irak.

Conocidos popularmente como 'drones', los 'Scan Eagle' son mucho más. Cada sistema completo se compone de la estación de control, un lanzador, un recuperador y cuatro aviones no tripulados. «El dron es una unidad ISR (las siglas en inglés de inteligencia, vigilancia y reconocimiento)», explica el capitán de corbeta Santiago Yáñez, jefe de la Undécima Escuadrilla. «No está armado. Lo que proporcionamos es imagen, es decir, información tanto para la planificación de las operaciones, como para el seguimiento de la operación y la evaluación de los resultados», puntualiza.

Actualmente, un sistema 'Scan Eagle' y aproximadamente una decena de miembros de la Escuadrilla de Aeronaves más joven de la Armada se encuentran desplegados en Irak dentro de la operación 'Inherent Resolve' de lucha contra el yihadismo. Allí llegaron en octubre del año pasado y permanecerán hasta el próximo mes de noviembre, cuando serán reemplazados por UAVs (sistemas aéreos no tripulados) del Ejército de Tierra. Antes de esta misión por tierra lo hicieron por mar, embarcados en fragatas de la clase 'Santa María' y en buques de asalto anfibio en la operación 'Atalanta' de lucha contra la piratería en el océano Índico.

La Junta, usuario potencial

Tan bueno ha sido su resultado que la empresa fabricante del sistema 'Scan Eagle', Insitu, subsidiaria de Boeing, ha decidido celebrar durante esta semana de mayo en la Agrupación de Tiro Naval de Torregorda, donde la Undécima tiene su base, el primer evento mundial de usuarios de este sistema. «Considera que el éxito que hemos tenido con nuestra unidad en tan poco tiempo y en tres despliegues internacionales consecutivos es un claro ejemplo de lo que ellos quieren exportar al mundo. El sistema funciona y uno de sus clientes, en este caso la Armada Española, está muy contento con el servicio recibido», declara el capitán de corbeta Yáñez. «Por eso han venido aquí. Les gustó el sitio y nuestra historia, que yo he explicado estos días, contando lo que hemos hecho, las dificultades que hemos tenido en el camino y las satisfacciones que nos hemos llevado al desplegar con este sistema en las operaciones internacionales en las que la Armada nos ha requerido», afirma.

Este martes en Torregorda los asistentes, tanto civiles como militares, procedentes de más de 20 países han podido asistir a una exhibición del 'Scan Eagle', que ha despegado desde esta instalación militar para después volar sobre el Campo de Adiestramiento de la Sierra del Retín. Desde allí, se han transmitido en directo las imágenes que este dron iba tomando, proyectándolas tanto en Torregorda, para los asistentes al encuentro, como en el Cuartel General de la Armada en Madrid. Para ello, ha sido necesario restringir los espacios aéreos del Estrecho de Gibraltar y el Retín desde las 14.30 hasta las 16.30 horas, previa petición de reserva de la Armada al Ejército del Aire. Estas dos zonas, junto con el Golfo de Cádiz, son las áreas en las que normalmente opera la Undécima cuando se encuentra en territorio nacional. Su zona de aterrizaje y despegue es el Centro de Ensayos de Torregorda (CET), que pertenece al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). 40 minutos tarda el dron de la Armada en recorrer la distancia entre Torregorda y el Retín.

«A parte de esto, durante toda la semana es un evento especialmente enfocado a los usuarios actuales de 'Scan Eagle', porque el objetivo de la empresa es que el cliente les cuente las cosas que quieren que se mejoren, los problemas que están teniendo, cuáles son sus requerimientos, sus inquietudes», cuenta el capitán de corbeta Yáñez. «Y la semana que viene se hará la segunda semana del evento, en la que ya la Armada no tiene participación», desarrolla el militar. En esta segunda semana, Insitu se reunirá con usuarios potenciales de este dron, entre los que se encuentran, señala el jefe de la Undécima «la Junta de Andalucía, la Xunta de Galicia, Guardia Civil, Aduanas o Sasemar». Y durante la misma, la Armada colaborará con el patrullero 'Vigía', «que estará en la mar ayudando a las demostraciones de la empresa».

Combustible de 'Harrier'

En cuatro años y casi mil horas de vuelo, con poco presupuesto, la Armada no ha tenido un solo incidente grave con los 'Scan Eagle', por eso, no es de extrañar, que Insitu les ponga como ejemplo del trabajo bien hecho. Se han sabido adaptar tanto a diferentes teatros de operaciones a pesar de que el sistema «lleva un montaje completamente diferente», si está embarcado o en tierra, explica Yáñez, también piloto de 'Scan Eagle' y que participó en la primera rotación de la Undécima en Irak. «El trabajo, tanto en la preparación, como en la operación y en los resultados que se obtienen son bastante diferentes. En tierra hemos conseguido mucho más alcance, porque podíamos elevar más la antena receptora y porque la zona en la que hemos operado, en Irak, es muy plana, con lo cual llegabamos más lejos. En la mar nuestros alcances son un poco más reducidos por la dimensión de las antenas y por la dificultad de tenerlas tan abajo en nuestros barcos, lo que provoca interferencias», explica.

En la siguiente rotación, dentro de pocos días, marcha a Irak el sargento primero Juan Velasco, piloto de 'Scan Eagle'. La velocidad de lanzamiento de este Sistema Aéreo Pilotado de Forma Remota (RPAS) «es de 29,7 metros por segundo», explica. Y «la velocidad de lanzamiento la determina el piloto desde la estación de control, situada en tierra o en el barco. Puede ser de hasta 80 nudos (casi 150 kilómetros por hora), pero normalmente vuela a 60 nudos (unos 110 km/h)», señala el sargento primero.

El 'Scan Eagle' tiene una autonomía de cuatro horas de vuelo con dos kilos de combustible, ya que gasta una media de 0,3 kg a la hora. Su reducido consumo lo hace mucho más económico para utilizar en operaciones de obtención de información, vigilancia y reconocimiento, que hacer volar un avión 'Harrier' o un helicóptero. Y es que, con cinco kilos de combustible del que utiliza el 'Harrier' y que es el mismo para el 'Scan Eagle', este último vuela unas 20 horas. Con el añadido de que, al no estar tripulado, como cuenta el sargento primero Velasco, «nadie se juega la vida».

Las Fuerzas Armadas son conscientes de los buenos datos que arrojan la Undécima Escuadrilla y sus drones, tanto es así que, explican, la estructura para operar estos sistemas aéreos no tripulados será de serie en los Buques de Acción Marítima (BAM) y en las nuevas fragatas F-110 estará dentro del diseño integral. Así las cosas, a la más joven de las Escuadrillas de la Flotilla de Aeronaves de la Armada le quedan muchos despliegues internacionales y horas de vuelo por delante.