Imagen de la manifestación que se ha celebrado hoy en Córdoba por unas pensiones «justas» - R.C./B.L.
CONCENTRACIÓN

Más de 8.000 personas se manifiestan en Córdoba por unas «pensiones justas, hoy y mañana»

La Plataforma Ciudadana, con UGT y CC.OO. en segunda fila, piden medidas, como el fin de la revalorización fija (0,25%)

CÓRDOBAActualizado:

Una concurrida manifestación, pese a la abundante lluvia caída, ha recorrido hoy el Centro de Córdoba en defensa de unas «pensiones justas».

La Policía Local ha calculado más de 8.000 asistentes, pero los sindicatoshan elevado la cifra a 12.000 y fuentes de los convocantes, la Plataforma Ciudadana en Defensa del Sistema Público de Pensiones, han subido la participación hasta los 20.000.

Y es que hay que recordar que la organización corría a cargo de dicha plataforma. UGT y CC.OO. han compartidola movilización, aunque, eso sí, con su propia pancarta y cabecera. De hecho, ha sido llamativo que los líderes provinciales sindicales sacaran pecho recordando que las organizaciones de trabajadores han defendido históricamente el sistema público de pensiones.

Pero el protagonismo no era suyo. En la plaza de la Corredera, donde ha concluido la protesta, sólo ha habido intervención de la Plataforma Ciudadana en Defensa del Sistema Público de Pensiones.

Desde el estrado, los distintos intervenientes han asegurado que este movimiento, de carácter nacional, lucha por unas «pensiones justas y dignas, las de hoy y las de mañana». Han advertido de una pelea por sus reivindicaciones que se prolongará, con más movilizaciones. «¡Hemos perdido el miedo a la calle!», se ha escuchado en La Corredera.

Entre las reivindicaciones de esta plataforma, están la eliminación del sistema de revalorización de las pensiones automático (0,25% anual) o que se vuelva a recuperar el modelo que ligaba la evolución de las pagas a los jubilados con la marcha del IPC. Hubo muchos palos para el Gobierno central del PP -alguno mezclando el tocino con la velocidad-. Pero también hubo reproches para el PSOE, por haber, por ejemplo, impulsado en 2011 la progresiva elevación de la edad de jubilación, de 65 a 67 años.

De hecho, cargos públicos socialistas anunciaron su presencia en la manifestación, como la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, pero no se situaron en la cabecera de la protesta.