Varios turistas colocando su equipaje de mano
Varios turistas colocando su equipaje de mano - ABC

Claves para escoger la mejor maleta para llevar en cabina

La Organización de Consumidores y Usuarios propone una serie de recomendaciones para escoger el equipaje de mano adecuado

Actualizado:

Cada vez son más las personas que viajan únicamente con equipaje de mano, bien sea porque prefieren ir ligeros y no esperar la maleta al aterrizar, o por aprovechar las ofertas de las aerolíneas de bajo coste. Ante esto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado una serie de consejos, que reproducimos en estas líneas:

En principio hay que tener en cuenta lo que se quiere transportar y cómo. La opción más básica es una bolsa con ruedas (para llevar cosas que no exijan mucha protección), pero también hay otras alternativas: la tradicional mochila con ruedas, la maleta semirrígida con bolsillos exteriores o el maletín recomendado para viajes de trabajo.

Las dimensiones

Es importante comprobar las dimensiones de la maleta. Por un lado tenemos la maleta de dimensiones mínimas apta para todas las compañias (55 x 35 x 20). Existen dos medidas de referencias que son las más comunes: 55 x 40 x 20 (entre ellas Vueling) y 55 x 35 x 25 (Air France, Alitalia, Air Europa, entre otras). Iberia y el grupo British admiten maletas con medidas mayores (56 x 45 x 25). Por otro lado, algunas compañías como Ryanair solo permiten subir una bolsa que entre en el asiento delantero (40 x 20 x 25) y pagando un suplemento de entre 6 y 12 euros admite llevar una maleta en la cabina de 55 x 40 x 20. En caso contrario, se puede pagar en el mostrador 10 euros para llevar esa maleta a la bodega.

El peso

Otro factor a tener en cuenta es el peso de la maleta, cada compañía admite un peso distinto: Air Europa, Norwegian, Finnair, Vueling y Ryanair, 10 kg; Air France, 12, y British, 23. También, hay compañías que admiten menos peso como son Swiss Air, Alitalia, Finnair, Turkish y Lufthansa, 8 kg, y Emirates y Qatar que solo admiten 7 kg.

El material

En cuánto al material, los textiles son los que menos pesan, y entre las rígidas, el policarbonato es el material plástico más ligero y sensible. Es importante recordar que estas maletas suelen llevar cierres de cremallera y a veces tienen una segunda cremallera que añade algo más de profundidad y volumen interno, y si se abre la expansión, puede que ya no se cumplan las medidas máximas de cabina.

Para su transporte, la empuñadura tradicional de doble barra con asa telescópica es la mejor solución; la doble barra debe estar bien fijada con tornillos para que el agarre sea cómodo. La barra única es más incómoda porque tiene tendencia a balancearse.

Las ruedas: el trolley tradicional tiene dos ruedas fijas, el spinner tiene 4 ruedas giratorias (lo que le permite cambiar de dirección) y el spinner doble tiene 8 ruedas giratorias, dos en cada esquina, lo que hace que tirar de él sea más estable en superficies irregulares. Es recomendable evitar las ruedas con revestimiento de goma, ya que se desgastan muy rápido.

Para evitar problemas en caso de rotura, es importante que se puedan arreglar los elementos vitales (asas, cierres o ruedas). Algunas cuentan con un forro interior que se puede abrir y cerrar, pensado para acceder al asa o las ruedas en caso de que sea necesaio sustituirlas o arreglarlas.

La cremallera es el cierre más utilizado, pero es relativamente fácil forzarla aunque tenga candado o cierre de combinación; los pestillos o las cremalleras reforzadas aportan algo más de firmeza.

En resumen, según la Organización de Consumidores y Usuarios, la maleta de cabina recomendada debe ser ligera, con 8 ruedas giratorias, asa de doble barra, pestillo o cremalleras reforzadas para el cierre, y sobre todo, adaptada a las medidas de cada compañia aérea.