Día del PadreDiez escapadas por España para celebrar el Día del Padre

Planes de turismo rural o familiar para disfrutar del día en plena naturaleza y descansar en preciosos alojamientos de noche

Actualizado:

Con la llegada del mes de marzo la naturaleza empieza a despertar y es el momento perfecto para organizar una excursión para ver brotar la primavera. Desde los cerezos en flor del Valle del Jerte hasta el Parque Nacional de Cabañeros o Parque Natural del Monasterio de Piedra estas son diez escapadas para celebrar el Día del Padre.

12345678910
  1. Visita el Valle del Jerte

    A mediados del mes de marzo empieza la floración de más de un millón y medio de cerezos en el Valle del Jerte, un momento perfecto para hacer un recorrido por todos los pueblos que componen el Valle teniendo en cuenta que, normalmente, no florecen todos los cerezos a la vez, si no que primero lo hacen los que están en las zonas más bajas, a menor altitud, y a medida que van pasando los días van floreciendo los cerezos del resto de zonas, acabando con la floración de las zonas más frías o de mayor altitud.

    Con motivo de la floración de los cerezos se organiza una serie de actividades englobadas en lo que se denomina «Primavera y cerezo en flor en el Valle del Jerte», que en el 2019 se desarrollarán desde el 16 de marzo al 3 de mayo.

    La Fiesta del Cerezo en Flor es sobre todo una celebración popular que trata de reflejar la vida de toda una comarca, tanto del pasado como del futuro. Para ello se organizan todo tipo de actividades que sirven de escaparate de la cultura, gastronomía, tradiciones y forma de vida.

    Tienen especial interés las bodegas, fraguas, lagares que durante unos días son mostrados tal y como eran hace 50 o más años cuando tenían un papel principal en nuestras vidas. Así como las casas que conservan la arquitectura tradicional de la zona que abren sus puertas y muestran como vivían nuestros antepasados en ellas.

    Pero lo que más asombra y atrae al visitante es, sin duda, el más de un millón y medio de cerezos en flor. Éstos ofrecen durante esos días un espectáculo difícilmente comparable, ya que se une a la peculiaridad del valle, uno de los más originales que existen y que ha sido modelado en terrazas para adecuarlo al cultivo de las cerezas, el gran manto blanco que lo cubre y la hospitalidad de sus habitantes que acogen y muestran sus mejores galas y tesoros a todos aquellos que lo visitan.

  2. En la costa de Castellón

    España está llena de lugares llenos de historia y rodeados de paisajes únicos que no siempre figuran en la primera página de las guías turísticas. Un ejemplo de ello son Alcocéber y Alcalá de Xivert, en Castellón, localidades que ofrecen la oportunidad de realizar una escapada familiar con planes para todas las edades. Desde realizar una excursión al Parque Natural y Reserva Marina de las Islas Columbretes, a 27 millas náuticas del puerto de Las Fuentes en Alcoceber, y realizar snorkel hasta hacer la Ruta del Temple guiado por tu Smartphone y localizar los principales monumentos locales a través de una app.

    Otra opción es acudir a su vecina Peñíscola y sentirse un auténtico marinero con la Cofradía de Pescadores quien organiza experiencias de pesca-turismo. Embarcado en una embarcación tradicional, se tiene la oportunidad de conocer el milenario oficio de la pesca utilizando artes tradicionales. Eso sí, hay que madrugar puesto que se sueltan amarras a las cinco de la mañana.

    [Los pueblos con la mayor concentración de olivos milenarios del mundo]

  3. La Ruta del Vino de la Comarca del Arlanza

    La Comarca del Arlanza, situada en la provincia de Burgos, lindando con la de Palencia y las comarcas de Sierra de la Demanda, Ribera del Duero, Alfoz de Burgos y Odra-Pisuerga, cuenta desde 2015 con una Ruta del Vino con certificación propia. A pesar de ser una de las más pequeñas de la Comunidad, la del Arlanza compite con el resto, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

    En la Ruta se unen a la Villa Ducal de Lerma localidades como Santo Domingo de Silos o Covarrubias, ya conocidas del gran público, junto a otras como Tordómar con un puente romano sobre el río Arlanza y que nos muestra sus dos calzadas romanas. Muchas son las bodegas que jalonan toda esta ruta; la última que se ha incorporado a la familia Arlanza ha sido Carrillo de Albornoz. Con esta son ya ocho las bodegas de la Ruta dentro de Burgos. La de Albornoz se suma a las Araus Ballesteros, Buezo, Covarrubias, Arlanza, Lerma, Monte Amán y Sierra.

    Durante el recorrido se pueden ver iglesias, ermitas, museos, bodegas… y la escultura -de más de 8.000 metros cuadrados- más grande del mundo creada por una sola persona que recrea un poblado de Castilla en la Edad Media.

    Esta ruta se complementa con un paseo por el que próximamente se convertirá en el Espacio Natural de La Yecla y los Sabinares del Arlanza.

  4. Desconectar en un balneario

    Para aquellos que están pensando ir a Valencia para vivir los días grandes de Fallas -del 14 al 19 de marzo- pueden alojarse en un ambiente algo más tranquilo para recuperarse del jolgorio de las fiestas. Situado a pie de playa, el lujoso Balneario Resort Las Arenas se fundó en 1898 sobre el histórico Balneario Las Arenas para convertirse en un hotel clásico con instalaciones vanguardistas que garanticen el bienestar de sus huéspedes. Para ello se puede hacer un recorrido por la ducha escocesa, la poza fría, la fuente de hielo, la cama de burbujas y las piscinas de efectos del circuito termal de hidroterapia.

    Destacan las exclusivas terapias orientales y holísticas que ofrecen en forma de masajes oxigenantes con seda y oro o rituales especiales inspirados en tradiciones japonesas.

    Para acabar de relajarse, el hotel cuenta con una terraza «Chill Out» con Dj en directo por la noche y el restaurante «The blue pool bar», ubicado al lado de la piscina con vistas al Mediterráneo para disfrutar de creativos cócteles y snacks.

    Centro Termal de Caldea

    Hace 25 años abría sus puertas el Centrol Termal Caldea, en Andorra, apostando por un concepto rompedor que unía termalismo y ocio, un hecho que la alejaba de los balnearios tradicionales de la época, enfocados en la terapia. También resultó rompedor el edificio concebido para disfrutar de estas aguas termales que emanan naturalmente del subsuelo de Escaldes. El arquitecto francés Jean Michel Ruols concibió un edificio inspirado en la fuerza del agua y las montañas andorranas con el vidrio como gran protagonista. El elemento más destacado es la torre, de 80 metros, la más alta de Andorra y todo un icono de país.

    Uno de los aspectos que mejor define Caldea es su apuesta por innovar y muestra de ello es Inúu, un spa «Adults Only» inaugurado en 2013, que ofrece una experiencia wellness integral a lo largo de sus 12.400 m2. Otro ejemplo es Likids, en marcha desde verano de 2016, un spa termal único y exclusivo en Europa con acceso reservado a niños de 3 a 8 años. El espacio introduce a los más pequeños al mundo del wellness y del bienestar, con monitores titulados y sin la presencia de los padres, que pueden aprovechar para relajarse y divertirse en el Termolúdico o en Inúu.

  5. Parque Nacional de Cabañeros

    En pleno Parque Nacional de Cabañeros, oculto entre 15.000 metros de bosque húmedo mediterráneo, se levanta sigiloso el Ecolodge, un alojamiento rural singular junto al embalse de Torre de Abraham. Rodeado de naturaleza las cinco cabañas, algunas en los alto, ofrecen la posibilidad de pasar un fin de semana mágico en familia, donde pequeños y mayores se sentirán como «Tarzanes» sin renunciar a todas las comodidades.

    Además, el lugar ofrece la posibilidad de disfrutar de sus safaris 4x4 para recorrer la «raña» de Cabañeros y sus bosques; rutas a caballo con un guía para descubrir la flora y fauna del lugar o, si prefieres los deportes acuáticos, se pueden hacer safaris en kayak en el embalse de Torre de Abraham.

    [Las diez mejores cabañas en árboles de España]

  6. Un día en las Cuevas del Águila

    En pleno Valle del Tiétar, en la provincia de Ávila, están las Cuevas del Águila, una de las más impresionantes de España donde niños y mayores disfrutarán descubriendo las muchas figuras que el tiempo y el agua han ido formando en la piedra caliza de estalactitas y estalagmitas.

    Las cuevas ocupan una zona bastante extensa, formada por calizas cristalinas muy plegadas que la erosión del aire y del viento dejó reducidas a unos cerros de poca altura y elevados sobre los ríos Arenal y Avellaneda.

    Fruto de la casualidad, las cuevas se descubrieron en 1963 y, después de numerosos trabajos de acondicionamiento, las cavidades se abrieron al público un año después. La Gran Sala de la Caverna atesora formaciones caprichosas: columnas, estalactitas, gours y numerosas capas de arcilla que cubren las galerías siguientes. Un buen plan es comer en el restaurante que está situado justo a la entrada de la gruta o llevarse un picnic y disfrutar del campo en familia. Para evitar problemas es aconsejable comprar las entradas por la web y validarlas en taquilla.

  7. Parque Natural del Monasterio de Piedra

    El Parque Natural del Monasterio de Piedra sorprende al visitante que se aventura en un recorrido donde el agua, las cascadas y las grutas son las protagonistas.

    Declarado Paraje Pintoresco Nacional en 1945 se encuentra integrado en la red de espacios protegidos de Aragón y en el año 2010 fue declarado Conjunto de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico.

    La corriente del río Piedra ha modelado la roca formando lagos, grutas y cascadas. Hermosos parajes como el Lago del Espejo, la Peña del Diablo o la impresionante cascada de 50 metros de altura denominada Cola de Caballo, que oculta una espectacular gruta natural, la Gruta Iris. Además numerosas cascadas harán las delicias de mayores y pequeños, como la cascada Trinidad, Los Chorreaderos, Baño de Diana, cascada Caprichosa, cascada Iris, Lago de los Patos o el Vergel.

    Junto a la entrada al Parque se levanta el Monasterio de Piedra fue fundado en 1194 por trece monjes cistercienses venidos del Monasterio de Poblet, en el antiguo castillo de Piedra Vieja y junto al río Piedra. Fue dedicado a Santa María de la Blanca y se catalogó como Monumento Nacional el 16 de febrero de 1983.

  8. La Ciudad Encantada de Cuenca

    La Ciudad Encantada es un paraje natural español de formaciones rocosas calcáreas o calizas formadas a lo largo de miles de años. Se localiza cerca de Valdecabras, en el término municipal de Cuenca (España), en una amplia zona de pinares de la parte meridional de la serranía conquense y a una altitud de 1.500 metros. Está ubicada en una finca privada a la cual se puede acceder previo pago de 5 euros.

    Fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929. La acción del agua, el viento y el hielo ha hecho posible este fenómeno kárstico. La heterogeneidad de las rocas en cuanto a su morfología, composición química y grado de dureza es lo que ha permitido el desgaste desigual de las mismas por los elementos atmosféricos, dando como resultado una muestra sorprendente de arte pintoresco proveniente de la misma naturaleza. A las caprichosas y espectaculares formaciones existentes hay que sumar lapiaces, torcas y sumideros.

    Para alojarse nada mejor que una casa rural. El Mirador de la Serranía, en Villalba de la Sierra, está muy cerca de la Ciudad Encantada, El ventano del diablo, Los Callejones de las Majadas, el nacimiento del río Cuervo o Cuenca que está a 20 km.

  9. Cabárceno y la Cueva del Soplao

    Cantabria guarda uno de los secretos de la naturaleza más importantes de España, el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, a 15 kilómetros de Santander. Este espacio es algo más que un zoo al uso ya que en él conviven en semilibertad un centenar de especies animales de los cinco continentes y busca no solo el entretenimiento turístico sino también la conservación de las especies y el medio natural.

    No lejos de Cabárcenos está la Cueva del Soplao, considerada una cavidad única a nivel mundial por la calidad y cantidad de las formaciones geológicas. Tiene más de 12 kilómetros de longitud que se desarrolla entre los municipios de Rionansa y Valdáliga. Para facilitar el acceso se ha construido un tren minero, que deja al visitante en la entrada de la misma cueva para el inicio del recorrido. Una experiencia única para adultos y niños.

  10. Tren de Arganda

    Una buena alternativa para hacer en familia es subirse al Tren de Arganda, una locomotora a vapor que circula entre la Estación de la Poveda y el apeadero de La Laguna del Campillo, una distancia de aproximadamente 4 kilómetros que este ferrocarril tarda en recorrer unos 50 minutos haciendo gala del refrán que decía que «El tren de Arganda pita más que anda».

    Quienes se acerquen hasta Arganda, municipio de la Comunidad de Madrid, tendrán la oportunidad de recorrer el único tramo preservado del desaparecido Ferrocarril del Tajuña. El Tren de Arganda circula por vía estrecha gracias al trabajo de recuperación que se llevó a cabo hace 20 años.

    A lo largo de este trayecto se cruza dos veces el río Jarama por un espectacular puente de hierro de 175 metros de longitud, escenario histórico de combates durante la Batalla del Jarama en la Guerra Civil.

    Reservas por correo electrónico en reservas@vapormadrid.com (indicar número de viajeros y edades antes del sábado a las 16:00 h. Por teléfono, en el 630 336 840. El precio del billete -mayores de 3 años-, ida y vuelta es de 5 euros.