El sitio de reservas de hoteles Oyster.com comparar las fotos de las web de los hoteles con las propias
El sitio de reservas de hoteles Oyster.com comparar las fotos de las web de los hoteles con las propias - Oyster.com

Las fotos que usan los hoteles para engañar a sus clientes

Desde piscinas infinitas que solo son bañeras hasta restaurantes con vistas algo diferentes a lo esperado, estos son algunos «engaños» en las imágenes de los alojamientos turísticos

Actualizado:

Internet no solo ha revolucionado la forma de comunicarnos también lo ha hecho en la manera de contratar las vacaciones. Ya son mayoría los que comparan y reservan sus hoteles siguiendo las opiniones de otros usuarios y las fotos de las web de los alojamientos o sitios de reservas si bien, no todo es oro lo que reluce y «se cuelan» engaños fácilmente desmontables.

[Los lugares más fotografiados y que más desilusionan a los viajeros]

Uno de los últimos que se ha difundido por la red lo ha protagonizado Jessica Kershaw, una usuaria de Twitter que desenmascaró el engaño de un hotel con una fotografía de una piscina que no era del todo lo que prometía. La mujer reservó en un alojamiento de Vietnam donde parecía haber una «piscina infinita» según se desprendía de la foto de un comparador de alojamientos. La realidad resultó muy diferente y algo cómica. El twit de Kershaw decía «La piscina de nuestro hotel de Vietnam...Booking.com vs realidad» seguido de emoticonos de risas. La empresa se disculpó y aseguró que pediría al hotel modificar dicha fotografía de su página web.

Lo cierto es que esta no es la primera ni será la última vez que los hoteles intentan convencer a sus potenciales clientes con fotos de sus instalaciones usando métodos al menos cuestionables. Utilizar «photoshop» para modificar luces o colores, hacer que las habitaciones parezcan más grandes o glamurosas con elementos decorativos que en realidad no existen o hacer que sus piscinas resulten las más apetecibles del planeta ocultando muros desconchados o dando una perspectiva diferente, son algunos de los trucos más frecuentes.

El sitio de reservas de hoteles Oyster.com envía inspectores a los hoteles para comparar las fotos de las webs oficiales con la realidad para enseñar a sus clientes lo que realmente están reservando. Normalmente esas piscinas solitarias con vistas paradisíacas se convierten en lugares abarrotados de gentes que impiden ver el paisaje o habitaciones elegantemente decoradas en estancias modestas acordes, seguramente, al precio que se paga.

Una piscina entre palmeras

Entre las fotos más engañosas Oyster.com hace referencia a la piscina del hotel de Cancún, El Corazón, en realidad un hostal del centro de la ciudad que presume en su página web de una gran piscina con palmeras. El sitio de reservas desmonta la idílica instalación mostrando una imagen algo menos apetecible.

Una habitación en Sicilia

De sobra es sabido que reservar la Suite Diplomática en un hotel de lujo en Sicilia no es una empresa barata, especialmente en el Hotel Centrale Palace. Así que, según publica Oyster.com esta puede ser la razón por la cual la web del hotel hace creer que viene con algunos extras: un gran escritorio con golosinas, una orquídea fresca e incluso una bolsa de Hermes Birkin. Lo cierto es que los inspectores de la web de reservas aseguran que la foto es un «buen trabajo de puesta en escena, y en cambio la suite es sencilla, con paredes desnudas, una cama con sábanas blancas y sin escritorio (aunque hay una mesa para cuatro en la habitación contigua, así como un tocador junto a la entrada)».

Un restaurante, ¿con vistas?

En el apartado español el sitio de reservas incluye una fotografía del restaurante «con vistas al mar» del alojamiento Blue Sea Costa Teguise Beach Apartments de Lanzarote comparándola con la imagen real de los inspectores. Oyster.com asegura que «no hay nada más decepcionante que llegar a su hotel y darse cuenta de que la vista que vio en el sitio web no está alineada con la que recibió en persona».

Relax en Las Vegas

Viajar a Las Vegas es el sueño de muchos y descansar en un gran hotel con playa artificial sin duda sería reconfortante tras una noche de fiesta. Pero, ¿qué sucede cuando estas llamadas playas se encuentran en el patio trasero de los centros turísticos más grandes y populares de Sin City? Las fotos reales del Mandalay Bay beach muestran el último «engaño» donde a veces una playa es todo menos un oasis de paz.

[Síguenos en Facebook y en Twitter]