VÍCTOR MUNTANE

Cómo hacer la Ruta 66 en moto: diez consejos muy útiles

Un motero español que la recorre dos veces al año explica a fondo todo lo que debemos saber

Actualizado:

Largas carreteras sin final, áridos paisajes y la sensación de estar recorriendo la arteria principal de «la tierra de las oportunidades» a lomos de una Harley. La Ruta 66 es una de las experiencias más míticas que cualquier motero aspira a realizar y que, al contrario de lo que pueda parecer, es fácil de hacer realidad.

«We rent dreams» (alquilamos sueños) es el eslogan de EagleRider Motorcycles, la empresa más grande de alquiler de motos del mundo. Víctor Muntane, escritor catalán de la guía para moteros Route 66, es su representante en España e Hispanoamérica, y gran conocedor de la «Mother Road»: «Empecé hace 23 años a hacer la ruta, y desde entonces la hago cada año entre dos y tres veces».

Para los amantes del motor a dos ruedas, EagleRider ofrece alquilarlas en varios puntos de la ruta, de forma que el aventurero elige dónde y cuándo dejarla. La compañía ofrece el pack de la ruta en el que «el guía, los hoteles, la gasolina, desayunos, entradas al Gran Cañón, a parques naturales, etc.», están incluidos en el alquiler. Pero no es la única opción: la aventura de 15 días y 14 noches puede realizarse en grupo de amigos, adquiriendo solo el servicio de motos y «tirando de mapas» por libre.

Seligman, en Arizona
Seligman, en Arizona - VÍCTOR MUNTANE

La «Carretera de América» no es la única ruta que ofrece la empresa, pero sí la más famosa. De Chicago hasta Los Ángeles o viceversa. De California hasta Michigan pasando por Nevada, Arizona, Nuevo México, Texas, Oklahoma, Misuri e Illinois al ritmo de A Little Less Conversation o American Pie sonando de fondo en cada bar de carretera. Nueve estados en los que los 3.935 kilómetros pasan a los 4.500 «con la subida a Las Vegas o al Gran Cañón», explica Muntane señalando cada uno de los puntos del mapa estadounidense.

Lo que comenzó con «cuatro socios americanos en un garaje de Los Ángeles hace 22 años» –a los que se unió el español tras conocerles en una feria de turismo– es hoy una de las compañías que permiten a los más inquietos a subirse a una Harley y recorrer la naturaleza de las Américas; de suroeste al medio oeste con el rugir de motores como banda sonora.

Una aventura dividida en 15 etapas de entre 200 y 500 kilómetros diarios que, para los principiantes, puede plantear más de una duda. Los siguientes consejos pueden ser de gran utilidad para lanzarse a la carretera e ir sobre seguro en una experiencia única e irrepetible.

Dónde comer o cenar en la ruta

VÍCTOR MUNTANE
VÍCTOR MUNTANE

La 66 recorre la América profunda, lo que quiere decir comida más casera, sin olvidar el plato estrella: las hamburguesas. Hay puntos que destacan por su originalidad o historia como el Bagdad Cafe, de Newberry Springs, en California, regentado por la simpática Andree. Chili con carne, hot dogs, hamburguesas de búfalo y una buena cerveza fría son la seña de identidad del Delgadillo Brothers, de Seligman, en Arizona. El Big Texan de Amarillo (Texas) ofrece un reto para los amantes de la carne: una competición en la que quien sea capaz de comerse un chuletón de 2 kilos sobre el escenario, cenará gratis. Si no lo consigue, el precio a pagar es de 75 dólares. Durante la ruta, una parada en Yermo (California) es obligatoria para conocer el auténtico Peggy Sue’s, y disfrutar de buenas hamburguesas y excelentes pasteles en un ambiente de los años 50. También en el estado de la costa oeste se encuentra el Emma Jean’s Holland Burguer de Victorville: un histórico y pequeño restaurante de comida rápida. Y de postre, para los más golosos, unos deliciosos cinamon rolls en Mid Point (Adrian, Texas).

¿Qué pasa si en medio de la carretera nos quedamos tirados?

Si contratamos la ruta con Eaglerider, la compañía ofrece un teléfono de asistencia 24 horas. Es importante decir exactamente dónde estamos para poder facilitar la asistencia.

¿Cuántos días hacen falta?

Hacer la ruta en menos de quince días implica recorrer distancias muy largas cada día y no disfrutar al máximo la aventura. Quince días permite hacer una parada de dos noches en Santa Fe, un lugar con encanto y un descanso apetecible. En Las Vegas se para también dos noches, donde todo el mundo se sumerge en el bullicio, los casinos, la música y los espectáculos. Aunque a muchos, al final de la experiencia, se les habrá hecho corta.

Posibles problemas que puedan surgir durante la ruta

En cuestión de salud, en Estados Unidos los medicamentos los dispensan los médicos, por lo que es conveniente llevárselos de España. Hay que tener en cuenta que la ruta pasa por zonas desérticas con altas temperaturas y falta de humedad, lo que puede provocar deshidratación. Es muy importante beber diariamente entre dos y tres litros de agua o bebidas isotónicas, e ir haciendo paradas cada hora u hora y media para refrescarse.

¿Nos cabe el equipaje en la moto?

Es mejor viajar con pocas mudas y guardar sitio para posibles compras. Por otro lado, la mayoría de los hoteles disponen de lavadoras y secadoras en las que hacer la colada por unos tres dólares. Por si acaso, se recomienda llevar algunas pastillas para la lavadora en la maleta.

¿Cuáles son los límites de velocidad de la ruta? ¿Nos pueden poner una multa?

Los límites de velocidad varían por estados y carreteras. Dentro de las poblaciones es de 30 millas por hora mientras que en la carretera suele fijarse en 65 millas. Aunque no hay radares fijos, los coches patrulla sí que llevan radar, y pueden multar e incluso detener a quienes circulen a altas velocidades.

¿Cuál es la mejor época para hacer la ruta?

VÍCTOR MUNTANE
VÍCTOR MUNTANE

De julio a septiembre. Son los meses más calurosos pero en los que se concentra la mayor afluencia de moteros. Entre octubre y abril puede haber nieve y bajas temperaturas, por lo que no es recomendable. En mayo y junio las temperaturas son más benévolas, aunque también hay más probabilidad de lluvias.

¿De cuánta gente son los grupos que ofrece la empresa?

Normalmente los grupos son de entre ocho y quince motos, y aproximadamente un 70% son parejas. Además de paisajes, comida y kilómetros, en la ruta pueden surgir amistades que traspasen las fronteras americanas.

¿Qué clase de permiso hay que tener para poder alquilar la moto?

Para alquilar motos en Estados Unidos hay que tener el permiso de conducir necesario en el país de origen.

¿Dónde dormir?

Los hoteles en la ruta son los típicos moteles americanos en los que se acostumbra a aparcar la moto en la puerta de la habitación. Son moteles bien acondicionados, limpios, con wifi, montones de canales de televisión y desayuno continental.

En las grandes ciudades hay buenos hoteles con parking para las motos. Por ejemplo, en Chicago la empresa acostumbra a contratar un hotel a una manzana de la avenida Michigan, centro neurálgico de la ciudad. En Sant Louis a un paseo del gran Arco de Saint Louis; en Las Vegas en el boulevard principal y en Los Ángeles en el Century Boulevard.