Imagen de archivo
Imagen de archivo - REUTERS/Dado Ruvic

Siete organizaciones de consumidores europeos denuncian a Google por rastreo de ubicaciones

Las entidades han denunciado a la compañía de Mountain View ante sus respectivas autoridades nacionales por considerar que su política de rastrear la localización geográfica de los usuarios va en contra de las leyes de protección de datos

MADRIDActualizado:

Organizaciones de consumidores de siete países de la Unión Europea han denunciado a Google por incumplimiento del reglamento de protección de datos de la UE (RGPD, por sus siglas) por su gestión de las ubicaciones a través de las cuentas de Google, considerando que «manipula a los usuarios para rastrearlos de forma constante».

La organización de consumidores a nivel europeo BEUC ha anunciado que sus formaciones homólogas en Países Bajos, Polonia, Republica Checa, Grecia, Eslovenia y Suecia, han apoyado una reclamación formal presentada contra Google por la organización de consumidores de Noruega (Forbrukerradet). Las siete agrupaciones de consumidores han presentado sus denuncias a las autoridades de sus respectivos países.

La denuncia se enfoca en dos funcionalidades integradas en los ajustes de las cuentas de Google: el historial de localizaciones, que recopila un historial de ubicaciones a través de Google Maps y está activado por defecto, y en el apartado de actividad web y de aplicaciones, en el que también accede a la ubicación de sus usuarios.

A raíz de una investigación, la asociación noruega de consumidores acusa a Google de «utilizar un diseño engañoso e información que conduce a error, que tiene como resultado que los usuarios acepten estar constantemente rastreados».

BEUC considera que las prácticas de ubicación de Google infringen el RGPD debido a que no se proporciona una alternativa real a los usuarios, por lo que su consentimiento «no se da de manera libre» ya que Google «carece de validez legal para procesar estos datos».

Asimismo, la organización ha denunciado que entre los propósitos de Google a la hora de obtener los datos personales de localización de usuario se encuentran los fines publicitarios y la personalización de anuncios.

Las asociaciones de consumidores consideran que Google «utiliza varios trucos y prácticas para asegurarse de que los usuarios tengan estas funciones activadas y no les proporciona información sencilla sobre lo que esto implica».

Respuesta de Google

Google, por su parte, ha matizado que el historial de localizaciones se encuentra desactivado por defecto, y que es posible pausarlo en cualquier momento, según ha declarado un portavoz de la compañía a Europa Press.

No obstante, Google ha considerado que, en sus políticas, incluso con el historial de localizaciones desactivado, «se deja en claro que, dependiendo de la configuración individual de su teléfono y de su aplicación, aún podremos recopilar y utilizar datos de localización para mejorar su experiencia con Google».

A raíz de la denuncia y de los datos aportados por las organizaciones de consumidores, desde la compañía han asegurado que «leeremos este informe detenidamente para ver si hay cosas que podamos tener en cuenta en un futuro», según el portavoz de la empresa estadounidense.

«Rastreo especialmente difícil de evitar»

La investigación de Noruega, llamada « Every step you take» («Cada paso que das», en inglés), concluye que «para los usuarios de teléfonos móviles con Android, este rastreo es especialmente difícil de evitar».

La organización de consumidores nórdica apoya su denuncia en cinco consideraciones principales. La primera de ellas es que, a la hora de configurar un teléfono Android, Google conduce a los usuarios a activar el historial de localizaciones de sus cuentas sin que el usuario sea consciente de ello.

Asimismo, la agrupación valora que los ajustes de las cuentas de Google se encuentran «ocultos», ya que el usuario debe realizar varios clics para acceder a ellos y las características en cuestión se encuentran activadas por defecto.

Se considera también que Google no proporciona la suficiente información a los usuarios para tomar una decisión, valorándola como «información engañosa y desequilibrada» al no mencionar los usos publicitarios de los datos.

Por último, la denuncia se apoya en que Google solicita a menudo la activación del historial de ubicaciones en varios de sus servicios, así como la integración de las localizaciones en otras herramientas de la empresa como el Asistente de Google.