Tecnología

La segunda edad dorada del podcast: el formato de audio que nunca se fue

El 6,5% de los españoles escucha radio a través de internet, pero menos del 2% consulta podcast pese a lento pero estable crecimiento, un fenómeno que cada vez más se explora como canal de comunicación para lograr nuevas fórmulas comunicativas

MADRIDActualizado:

En la era de la imagen, el audio sigue mostrando su capacidad para cautivar al gran público. Y el podcast vive, en estos momentos, su segunda edad dorada. Pese a no tratarse de algo nuevo, cada vez hay más interesados en producir este tipo de archivos sonoros descargables Su gran baza es poderse consumir en cualquier momento desde ordenadores o teléfonos móviles conectados. Los medios de comunicación, las cadenas de radio y «startups» que desarrollan comunidades y redes especializadas han apostado por intentar llevar este formato al lugar que se merece.

«El podcast ha vivido varios auges a lo largo de los últimos 15 años pero esta vez hay elementos únicos. Por un lado todo el mundo tiene ahora un dispositivo en el bolsillo permanentemente conectado y en el que está acostumbrado a consumir audio. Esto ha hecho que sea mucho más fácil llegar a una audiencia importante que antes no existía o que dependía de un reproductor MP3 que tenía que conectar a un PC. Por otro, se ha encontrado un lenguaje propio y temáticas variadas que resuenan mejor con la audiencia», responde por correo electrónico Ángel Jiménez de Luis, cofundador de Cuonda, una red de podcast en español en la que se albergan múltiples temáticas que van desde la historia, la tecnología, los videojuegos o la divulgación científica.

Este resurgir no se debe únicamente al formato en sí mismo, sino a una tendencia mayor y más general en cuanto al consumo de contenidos, donde se ha pasado de un modelo de «broadcast» (donde uno emite y el resto recibe) a otro «on-demand» (a la carta, donde cada uno elige qué consumir) «que se ha venido a incrementar con la popularidad de los servicios de video por streaming tipo Netflix y demás, cuyo hábito se ha extendido a los podcasts», destaca por su parte Juan Ignacio Solera, fundador de Ivoox, plataforma para reproducir, descargar y compartir audios de todo tipo de temáticas y géneros. «Es por tanto dentro de este contexto en el que la tendencia es que los usuarios decidan qué, cuándo y cómo acceder a lo les interesa, donde el podcast ha tomado verdadero empuje», agrega.

Los expertos destacan, ese sentido, que el podcast tiene mucho potencial que aportar a los medios digitales y que gana peso en audiencia. «Es un canal diferente, más íntimo y al que los oyentes demuestran una gran lealtad. Permite experimentar con nuevas narrativas y formatos y hacerlo además con un coste de producción menor, por ejemplo, que el del vídeo. Es un medio perfecto también para dar nuevas dimensiones a reportajes e investigaciones que se han publicado en papel o en web», subraya Jiménez de Luis, quien coincide con José Antonio Gelado, autor de uno de los primeros podcast en español en 2004, al afirmar que se trata de un «soplo de aire fresco respecto a otros medios».

La aportación y diferenciación respecto la emisión lineal es amplia: «Claramente la ventaja del ahorro de tiempo, en tanto que te permite acceder a un contenido de la temática que más te interese (desde humor a historia, pasando por ciencia o espiritualidad), mientras realizas otras actividades como el conducir, planchar, running o pasear al perro. Además, la voz del podcaster, su forma personal de contar las cosas, una vez que te "engancha", genera una complicidad y recurrencia muy superior a otros medios», valora Solera.

El podcast, como continuación de la capacidad disruptora que surgió a partir de los blogs, supone una «alternativa a la radio tradicional» al permitir escuchar «otras voces» que, a juicio de Gelado, «de otra forma no tendrían acceso a una audiencia». Una facultad que ha animado a los creadores de audio a «aventurarse y crear contenidos específicos para ser consumidos como podcasts». De hecho, este experto pone el acento en la «fase de madurez del fenómeno». «Aparecen nuevas iniciativas surgidas específicamente como podcast y no solo como volcado de programas de radio. Se han consolidado redes de podcasts y la producción independiente goza de su mejor momento en muchos años», añade.

El móvil lo reinventa

Según los últimos datos del informe anual Sociedad de la Información elaborado por Telefónica, el 50% de los jóvenes españoles son «mobile first»: consumen entre el 90% y el 100% de su tiempo en red sobre una pantalla móvil; de hecho, el 86% de los jóvenes posee un «smartphone» y lo usa como dispositivo de referencia para mensajería instantánea, redes sociales y consumo de música y vídeos en «streaming». Un escenario propicio para el auge de los contenidos multimedia.

Pero la «escucha» de radio por canales digitales todavía no ha hecho explosión. El Estudio General de Medios establece que el 6,5% de los españoles escucha la radio a través de internet, aunque el consumo de podcasts en España representa el 1,6% del total. Otro estudio, en este caso elaborado por la consultora Edison Research, recalca que el 44% de los estadounidenses han escuchado alguna vez algún podcast, lo que equivale a unos 124 millones de usuarios. Una cifra que se reduce, sin embargo, entre el público fiel, aquel que consultan sus podcast favoritos mensualmente; se estima que 73 millones de usuarios han escuchado este tipo de archivos de audio (un 26% de la población) en los primeros meses de año. La conclusión es que la audiencia se ha venido incrementando de manera continua en los últimos años.

Los servicios digitales y la tecnología en su conjunto ha incentivado una forma de consumo de contenidos distinta a la de anteriores generaciones. La manida frase de «a ver qué echan por la tele» va camino de enterrarse, con la excepción de las retransmisiones de eventos en directo. Ha crecido la audiencia, pero «no de la forma exponencial que nos gustaría», aunque «sí de forma constante y sostenida», destaca Solera. Pero la alternativa a consumir no solo películas y series desde cualquier lugar y en cualquier momento también se ha extendido en el audio, donde cada vez más los usuarios buscan y encuentran podcast que traten temas que les resultan familiares. Las compañías tecnológicas no han sido ajenos a esta disrupción y llevan muchos años ofreciendo plataformas para consumir estos archivos de audio, como la aplicación Podcast de Apple, que permite suscribirse y escuchar el contenido en cualquier momento.

Echando la vista atrás, el podcast ha estado presente de manera permanente, aunque nunca que ha convertido en un fenómeno de grandes masas. «La oferta de podcasts ha crecido de forma considerable y las temáticas y formatos también. Se ha desarrollado un lenguaje propio y diferente del de otros medios, como la radio. Y, sobre todo, se ha comprobado que es un medio capaz de llegar a millones de personas con propuestas que en otros medios no tendrían sentido. El caso de "Serial" suele ponerse como ejemplo y es realmente un ejemplo muy bueno», sostiene, en ese snetido, Jiménez de Luis.

Serial es un caso de éxito sin precedentes. Producido por la radio pública de EE.UU., un documental distribuido por capítulos mantuvo conectado a millones de personas mientras relataba el asesinato en 1999 de la adolescente Hae Min Lee en un suburbio en la ciudad de Baltimore. Fue todo un paradigma de la comunicación y de cómo el podcast puede ser un fenómeno viral. Precisamente, Gelado apunta a este ejemplo y a otros proyectos realizados por medios de comunicación unido a las nuevas formas de acercarse al audio como el control por voz de móviles y altavoces inteligentes como determinantes para lograr que el podcast no haya perecido en la era de la imagen. «Estos factores han atraído a su vez la atención de medios y agencias de todo el mundo y especialmente en España que han vuelto a ver después de 14 años desde su aparición que el podcast sigue siendo un formato válido para captar audiencias masivas y generalistas y no sólo nichos», matiza.

Buscar nuevos podcast, un obstáculo

La fórmula del éxito, sin embargo, es desconocida. Existen temáticas más amplias, pero otras más específicas tienen poco recorrido para mantener en vilo a millones de personas. ¿Cuáles son los atributos que pueden introducirse en este formato de audio para incrementar su audiencia? «Los ingredientes que ya existen son suficientes y la prueba es que cada año aumenta de forma considerable el número de oyentes de podcast», insiste Jiménez de Luis.

A su juicio, «el mayor obstáculo para acelerar más aún su implantación es que todavía no resulta fácil descubrir nuevos podcasts, en parte porque muchos teléfonos vienen sin una aplicación preinstalada para hacerlo, pero la inclusión de podcasts en aplicaciones de música frecuentemente utilizadas, como Spotify por ejemplo, está cambiando también esta situación».