REUTERS

Libra, la moneda de Facebook: luces y sombras de una tecnología aún desconocida

Posibles robos y «hackeos», dudas sobre el verdadero alcance de su privacidad o el impacto regulatorio son algunas de los primeros miedos que suscita el proyecto financiero de la multinacional

madridActualizado:

«No compartirá información financiera o de la cuenta con Facebook o cualquier tercer actor sin el consentimiento del cliente». «No compartirá información de cuentas o datos financieros con Facebook Inc. o cualquier otro tercero sin el consentimiento del cliente». Son las primeras promesas del gigante de internet al desvelar, por fin, su irrupción en el mundo de las criptomonedas. Libra es el nombre de su divisa digital con la que se podrán realizar dos acciones principales: transferir dinero entre usuarios y pagar en establecimientos o en servicios.

Un proyecto, sin lugar a dudas, muy ambicioso. Aunque es solo una primera fase y queda todavía conocer los verdaderos entresijos de su funcionamiento, existen muchas dudas sobre su privacidad y la seguridad informática de una moneda en la que detrás de su gestión está una empresa tan cuestionada como la fundada por Mark Zuckerberg. Al igual que el bitcoin, Libra será posible a través de la tecnología «blockchain» o cadena de bloques, un conjunto de herramientas que permiten realizar transferencia, teóricamente, seguras.

También, como diferencia sustancial, existirá un control más exhaustivo sobre su volatilidad. El Bitcoin, por su naturaleza, ha propiciado el nacimiento de granjas de mineros para su producción. Y queda limitada a unos 21 millones de bitcoins, con lo que la especulación ha sido una constante desde su aparición en 2009. La divisa de Facebook, en cambio, tendrá el respaldo de una especie de reserva federal. El anonimato, además, quedará supeditado a la necesidad de una identificación oficial. Eso teóricamente lo debe cambiar todo.

«Si me preguntas si a día de hoy, si estuviera dinero, metería dinero en esta criptomoneda, mi respuesta es no»

En cualquier caso, y a falta de conocer más detenidamente su funcionamiento real, el miedo a un robo está ahí. Y más sabiendo que se han producido con anterioridad numerosos robos de «wallets» -donde se almacenan las monedas, el monedero- de criptomonedas. «Si me preguntas si a día de hoy metería dinero en esta criptomoneda, mi respuesta es no. ¿Por qué? Porque no hago uso de criptomonedas y, sobre todo, porque creo que hasta que las cosas no sean estables y aceptadas, hasta que no se encuentren los primeros fallos de seguridad, Facebook como cualquier otra empresa, por muy buenos que son los departamentos de seguridad, no están exentos de tener vulnerabilidades o posibilitar a terceros acceso a datos», valora para este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática de Securizame.

Se da por hecho que en el momento en el que esté disponible esta criptodivisa en 2020 se producirán intentos de «hackeos» y robos, que habrá que comprobar de qué manera Facebook lo repele. Según la empresa, las transacciones que se lleven a cabo mediante Calibra no influirán, por ejemplo, en los anuncios que luego le aparezcan al usuario en la red social, salvo que este haya dado permiso expreso para ello. Sí se compartirán datos financieros con terceros, sin embargo, con los siguientes propósitos: cumplir con la ley de cada país, proteger las cuentas de los clientes ante posibles fraudes, permitir el procesamiento de pagos y evitar la actividad delincuente.

«No compartirá información de cuentas o datos financieros con Facebook Inc. o cualquier otro tercero sin el consentimiento del cliente», defienden desde el documento de presentación. «Calibra contará con fuertes protecciones para mantener tu dinero y tu información seguras. Utilizaremos los mismos procesos antifraude y de verificación que emplean los bancos y las tarjetas de crédito, y contaremos con sistemas automatizados que supervisarán tu actividad de manera proactiva para detectar y prevenir comportamientos fraudulentos», añaden desde Facebook. «Al tratase de dinero directo, la motivación para alguien que quiera intentar llevarse el dinero es un añadido como está pasando en robos a otras carteras virtuales o ataques de blockchain», añade, sin embargo, este experto.

«Creer que Facebook no va a estar almacenando datos de compra no me lo creo»

El principal miedo, sin lugar a dudas, es ser víctima de un robo de dinero. Es pronto, es cierto, para conocer los detalles de la plataforma, pero algunos expertos también dudan sobre su relevancia. «Lo que más me llama la atención es que no hayan querido subirse a la “blockchain” para todos, que se hayan parado solo en un proyecto de una moneda; yo lo veo más como un proyecto de laboratorio y ganar relevancia a algo realmente efectivo y eficaz», valora por su parte Yago Jesús, experto en seguridad informática.

Este experto se atreve a ofrecer un vaticinio: «venderán una serie de serviciosa con esa moneda, todo el mundo se creará un “wallet” con unas pocas monedas para comprarse alguna aplicación, pero no va a tener un impacto real. Creer que Facebook no va a estar almacenando datos de compra no me lo creo». Hay tres detalles -en opinión de Jesús- que todavía se desconocen y que a lo largo de los próximos meses deberán de ser transmitido. Por un lado, el diseño de la red y cómo se garantiza la integridad de la blockchain. También, la forma en el que el usuario se comunica con esa red para hacer movimientos de dinero y, por otro lado, la seguridad del «wallet» a nivel de usuario para evitar fraudes o robos de monedas digitales. Por si fuera poco, Libra ya ha empezado a causar recelo entre entidades bancarias y ha sembrado las dudas entre los legisladores.