Puigdemont borra su mansión en Waterloo de Google Maps

Los usuarios que quieran localizar en el buscador la vivienda se encontrarán con una mancha borrosa que impide ver la casa

MADRIDActualizado:

Hace unas semanas, se daba a conocer que el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, había alquilado una lujosa mansión en la localidad belga de Waterloo, al sur de Bruselas. A las pocas horas, las inmediaciones de la residencia se llenaban de medios de comunicación y curiosos que querían ver cuál podía ser la nueva vivienda del político fugado.

Sin embargo, ante la expectación que provocó la noticia, el expresidente de Cataluña ha decidido borrarla de Google Maps. Es decir, ahora, si se busca la 40 Avenue de l'Avocat, en Waterloo, lo que aparece es un difuminado que impide ver la vivienda. Esta decisión puede haberla tomado también por la poca gracia que le hizo al dueño de la mansión ver su propiedad protagonista de todas las noticias.

La residencia es una superficie de 550 metros cuadrados, seis habitaciones, tres baños y una sauna, por la que Puigdemont paga 4.400 euros mensuales. El borrado de este tipo de imágenes en Google Maps es algo relativamente habitual entre personajes públicos, que solicitan a la compañía que sus viviendas no aparezcan nítidas en las búsquedas, sino que, como en este caso, se encuentre una mancha borrosa que impida ver con claridad la residencia.

Tras la polémica sentencia emitida por el Tribunal de Justicia de la Union Europea en 2014, el gignate de internet Google lanzó un formulario para permitir a los usuarios solicitar la retirada de datos personales almacenados en caso de que ya no sean relevantes y acogerse así al llamado «derecho al olvido». Desde hace mucho tiempo, la compañía tecnológica ha venido recogiendo y «mapeando» innumerables ciudades y regiones hasta el más mínimo detalle, una información que ha ido agregando a sus servicios cartográficos Google Maps y Google Street View.

A través de su flota de vehículos y sus cámaras especiales ha podido recopilar millones de imágenes que les ha permitido digitalizar gran parte del planeta. Pero por las diferentes normativas en protección de datos, la firma ha borrado algunos detalles como matrículas de vehículos, detalles muy personales, así como rostros de personas e, incluso, puntos estratégicos (como bases militares) por motivos de seguridad nacional.