Una operación de trasaplante de pelo
Una operación de trasaplante de pelo - ABC
CICATRICES Y TRATAMIENTOS NO INDICADOS

Los riesgos de trasplantarse pelo a bajo coste

Hay falta de seguimiento, de anestesistas y sobreexplotación de la zona donante

A.F.LÉRIDA
SEVILLAActualizado:

En los últimos años son muchas las personas que deciden someterse a trasplantes capilares en países que se desmarcan del coste que este proceso tiene en España. En este sentido el doctor Vicent Alonso, dermatólogo y responsable de la Unidad Capilar del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, advierte de que conviene tener en cuenta una serie de desventajas y riesgos que puede conllevar.

Así, cita que la inexistencia de valoración previa puede determinar numerosos riesgos. Para una correcta evaluación de un caso de trasplante capilar el paciente debe ser examinado mediante tricoscopia digitalizada para valorar la densidad de la zona donante, el número óptimo y el número máximo que se pueden extraer, los tratamientos previos y su efecto y el patrón de alopecia evolutivo para determinar el mejor procedimiento en cada caso sin correr riesgos.

Explica que hay más de 100 enfermedades del cabello y que algunas de ellas contraindican la realización de un trasplante por lo que «en centros low cost, sin el diagnóstico correcto por un dermatólogo tricólogo experimentado el riesgo es obvio».

Respecto a la falta de seguimiento de los pacientes especifica que «a distancia es muy difícil diagnosticar posibles complicaciones derivadas de un trasplante capilar (infecciones agudas o subagudas, cicatrización anormal, procesos reactivos, …) o de una mala técnica (cicatrización por sobreexplotación de la zona donante, complicaciones infecciosas por mala asepsia, …)».

Afirma que «muchas son las consultas de dermatólogos españoles donde se reciben casos de pacientes tratados en el extranjero con una mala indicación y/o con complicaciones del procedimiento o una mala técnica de realización del mismo».

También apunta que en la mayoría de los casos los trasplantes se realizan sin la presencia de un anestesista que garantice la correcta monitorización y diagnóstico de posibles problemas de salud del paciente, «con el riesgo que puede entrañar someterse a un procedimiento como éste, con las cantidades de anestésico que se deben infiltrar para un procedimiento de tantas horas de duración».

No pasa por alto el riesgo de cicatrices permanentes en la zona donante. En su opinión, la ausencia de una valoración previa y la realización de los trasplantes por personas que no sólo no conocen al paciente sino que no han valorado la zona donante con las herramientas necesarias puede llevar en ocasiones a extraer más unidades foliculares de las que la zona donante es capaz de soportar con las consiguientes cicatrices permanentes resultantes.

Por último, destaca que los centros extranjeros «no están sometidos a control sanitario por la normativa de la Unión Europea (UNE-CEN/CLC/TR 14060:2014 y RD 1591/2009) y que esta situación puede acarrear situaciones muy negativas para el paciente si no siguen los últimos avances en seguridad sanitaria».

«Actualmente existen unas normas europeas que obligan a trazar todo tipo de interacción entre usuarios y sistemas de información que aseguren llevar una trazabilidad completa del material quirúrgico esterilizado para evitar los graves problemas derivados de posibles infecciones (Hepatitis, VIH,..)», termina.