El original castigo de una madre a sus hijos por incordiar al conductor del autobús

Obliga a los pequeños a caminar siete kilómetros portando un letrero y desata un debate en Facebook

Actualizado:

¿Cómo y cuándo se debe castigar a los niños? ¿Es necesaria o positiva la exposición pública de un crío recibiendo su escarmiento? Son temas que siempre están de plena actualidad, porque preocupan a padres y educadores de todo el mundo. La semana pasada se hizo viral el polémico castigo de un padre a su hijo por hacer bullying; y en los últimos días ha dado mucho que hablar en Facebook otra medida de corrección tomada por una madre de Harrow (Ontario, Canadá).

El blog Liftable recoge la publicación que esta mujer, llamada Jenn Brown, hizo en su cuenta personal de Facebook. En ella explica que recibió una llamada del colegio donde estudian sus dos hijos en la que le hicieron llegar quejas sobre su comportamiento. "Mis chicos se han portado mal con el conductor de su autobús escolar", explica. Decidida a hacerles comprender lo censurable de su actuación, Jenn caviló y caviló hasta idear un castigo tan original como controvertido.

«Esta mañana hemos caminado siete kilómetros para que viesen cómo sería su día a día si les echasen del autobús. Les hizo ver la realidad. ¡Tardaron dos horas en completar el recorrido!», dice la madre, que adjunta un par de fotografías en las que se puede ver a los pequeños andando por una carretera nevada. No sólo tuvieron que cubrir a pie el trayecto que habitualmente hacen en autobús, sino que lo hicieron portando un cartel en el que confesaban su falta.

«Hemos sido malos y maleducados con nuestro conductor de autobús. Mamá nos está haciendo caminar», puede leerse en el letrero cargado por los niños. El post recibió más de 23.000 'likes' y fue compartido por más de 30.000 usuarios en pocas horas. En la zona de comentarios se abrió un debate entre dos posturas perfectamente definidas. Por un lado, quienes creen que la madre ha hecho lo correcto; por el otro, quienes opinan que se ha excedido.

Algunos piensan que caminar siete kilómetros, al frío y cargando mochilas, es demasiado para chavales de tan corta edad. Otros hacen hincapié en que, más allá de lo correcto o no del castigo, es innecesario humillarlos exponiendo el momento en las redes sociales. Las imágenes han aparecido en numerosos medios de comunicación canadienses e incluso han sido comentadas por expertos en pedagogía, que han criticado la decisión de la madre de compartir las fotografías en Facebook.