Un momento de la fiesta de Coripe donde se ha quemado un muñeco que representa a Carles Puigdemont
Un momento de la fiesta de Coripe donde se ha quemado un muñeco que representa a Carles Puigdemont - C. G.
Consecuencias judiciales

Quim Torra anuncia que «denunciará» la quema del Judas de Coripe que representa a Carles Puigdemont

El portavoz de JxCat en el Parlament de Catalunya ha anunciado que su formación presentará una denuncia ante la Fiscalía, ya que lo consideran un presunto delito de odio

BarcelonaActualizado:

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha expresado su rechazo a la Quema del Judas en Coripe que ha tenido como protagonista este domingo al expresidente Carles Puigdemont y ha asegurado que lo «denunciarán».

Numerosas personas han presenciado en la plaza principal de Coripe la fiesta de la Quema del Judas, donde una figura de Puigdemont ha sido quemada como ejemplo «de lo negativo para la sociedad».

«Sencillamente, hórrido. Asco extremo. Intolerable. Lo denunciaremos», ha escrito Torra en su cuenta de Twitter con relación a la fiesta celebrada en Coripe.

Entre tanto, el número dos por Tarragona de JxCAT, Ferran Bel, ha exigido este domingo al presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, que censure la quema del muñeco de Carles Puigdemont en el citado municipio sevillano y ha dicho que, si no lo hace, será «cómplice» de lo ocurrido.

En un mitin en Reus (Tarragona), Bel ha afirmado que espera que Pedro Sánchez, así como los líderes del PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, respectivamente, «condenen los hechos y pidan explicaciones» al alcalde de la localidad sevillana, el socialista Antonio Pérez.

Por su parte, el portavoz de JxCat en el Parlament de Catalunya, Albert Batet, ha anunciado este domingo que su formación presentará una denuncia ante la Fiscalía, ya que lo consideran un presunto delito de odio.

Se trata de una fiesta de Interés Turístico Nacional que el año pasado concitó mucha polémica, cuando Movimiento contra la Intolerancia presentó una querella contra los organizadores por el presunto matiz racista de la fiesta, ya que la figura «quemada» entonces representaba a la presunta asesina del niño almeriense Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada.