Encierro de la Plataforma Médicos 24 horas Ya
Encierro de la Plataforma Médicos 24 horas Ya - ABC

Ocho años de lucha para que nadie muera en el camino

Mari Carmen Romero creó la Plataforma Médico 24 horas Ya para la Sierra Sur

C.González
BadolatosaActualizado:

Cuando el 13 de agosto de 2010 Mari Carmen RomeroLinares iba con su padre camino del hospital de La Merced de Osuna desde su pueblo, Badolatosa, no podía imaginar que su lucha para conseguir mejoras sanitarias en la Sierra Sur de Sevilla acababa de empezar. Fue uno de los días peores de su vida, porque a su progenitor le estaba dando un infarto y cada kilómetro que avanzaba corría en su contra. No se pudo hacer nada por él, murió en el camino. Por eso, desde entonces, ella y su familia pelean para que no vuelva a ocurrir. De momento, no lo han conseguido.

La lucha de la Plataforma Médico 24 horas Ya de la Sierra Sur de Sevilla, de la que es portavoz esta mujer, hubiese sido el camino que su padre, Juan Antonio Romero, alcalde de Badolatosa durante cuatro años, hubiera recorrido de seguir vivo. Murió con 58 años. Ese día, sobre las 3 de la tarde, se quejó de un fuerte dolor en el pecho, y cuando llegaron al centro de salud de su pueblo unos minutos después, estaba ya cerrado. Los 25 kilómetros que lo separan del hospital de Osuna fue el viaje más desesperado de su vida para Mari Carmen, su madre y su marido.

Un infarto

«En el cruce donde está el polígono industrial le repitió el infarto, se quedó sin respiración y no respondía. Pusimos el coche lo más rápido que podía, con el peligro que esto supone en una carretera comarcal porque la vida se le iba en el camino, luchaba por respirar», cuenta aún con la voz entrecortada. De ahí el lema de la plataforma: «Para que nadie se quede en el camino».

Una vez llegaron al centro hospitalario, el médico que lo atendió, llamado a gritos por su hija, sólo pudo certificar su muerte. Tres días después, aún con el duelo en el alma debido a «una injusta muerte por una atención sanitaria indigna», Mari Carmen Romero comenzó a recoger firmas entre amigos, familiares y conocidos.

Ese fue el germen de una plataforma ciudadana, que «no política», que ha protagonizado encierros, huelgas de hambre y concentraciones en centros de salud y hospitales de la zona durante los últimos ocho años, la última de ellas esta misma semana.

Lo que le ocurrió a la familia de Mari Carmen Romero fue «una injusticia porque en 2010, con el dinero que en aquel tiempo había en Andalucía y lo bien que vivíamos, no se podía permitir que un hombre muriera por falta de atención sanitaria».

Por eso, ella siguió los pasos de su progenitor, sindicalista, secretario general del PCE en la provincia y secretario general de CC.OO. del Campo. «Mi padre nos enseñó a luchar contra las injusticias y por su memoria no voy a parar hasta conseguir que nadie vuelva a morir en el camino». Los logros conseguidos en estos ocho años son, para esta mujer, «muy pocos pero los suficientes para darnos fuerzas para seguir». Por ejemplo, han logrado una ambulancia en Jauja, pedanía de Córdoba pero más cercano a la Sierra Sur que a su capital de provincia, de manera que su área de influencia y atención sanitaria es esta comarca.

No obstante, la portavoz de la Plataforma puntualiza que la ambulancia cubre la asistencia de cuatro núcleos de la provincia: Badolatosa, Jauja, Corcolla y Casariche pero «en ningún caso atiende las necesidades de este pueblo y mucho menos del resto de la comarca ya que hay un solo médico, cuando se registra una urgencia, cierra el consultorio de Jauja y se desplaza a domicilio». Para Romero, la Junta de Andalucía utiliza estas «pequeñas mejoras» para vender lo buena que es la Sanidad en Andalucía.

Reivindicaciones

La plataforma reivindica las 24 horas de urgencias para los centros de salud de la Sierra Sur. Quieren que al menos haya otra zona básica más, además de la de Estepa, en Badolatosa, el pueblo que está en el centro de la comarca para que «la atención sanitaria tenga tiempo de respuesta lógico» porque «si llamamos cuando a alguien le está dando un ictus, seguimos esperando la ambulancia hora y media».

La zona básica de Estepa atiende a poblaciones que están en un radio de 58 kilómetros y es la más cercana, a parte del Hospital de Osuna, que mantiene 24 horas de guardia. Una ambulancia todo el día en esa zona y otra de 8 a 3 de la tarde. «Pero si la ambulancia está atendiendo en Marinaleda un infarto y en Casariche hay otra urgencias a partir de las tres de la tarde, la comarca se queda desatendida».

En su recorrido de reivindicaciones han añadido todas las deficiencias que la Junta de Andalucía tiene en esta zona, sobre todo ahora en verano. Consiguieron que no se cerrara la Unidad de Oncología del Hospital de la Merced «se gastaron 230.000 euros en abrirla para que los enfermos de cáncer no tuvieran que ir a Sevilla y después quería cerrarla», apunta.

La plataforma baraja datos de la escasez de recursos y apunta que han cerrado la primera planta de este centro (por lo que los ingresos necesarios tardan más de 20 horas), cuatro de los seis quirófanos y la planta de Traumatología; en las consultas de especialidades sólo se cubre el 12% del personal y el 37% de los médicos de Atención Primaria en el resto de centros de salud de la comarca. «Le llaman hospital de campaña porque cuando necesitas un ingreso, te dicen vuelva usted mañana». Aseguran que seguirán con las reivindicaciones hasta que en la comarca los servicios estén garantizados y «nadie se quede en el camino».