Canadá se convierte en el primer país que prohíbe la importación y distribución de aletas de tiburón
Canadá se convierte en el primer país que prohíbe la importación y distribución de aletas de tiburón - ABC

Canadá se convierte en el primer país que prohíbe la importación y distribución de aletas de tiburón

Desde 2011, algunas ciudades habían impuesto la prohibición de su comercio y consumo. Un veto que, posteriormente, rechazaban los tribunales al considerar que suponía una discriminación cultural

Efe
TorontoActualizado:

Canadá se ha convertido en el primer país del mundo en prohibir la importación y exportación de aletas de tiburón, después de que el año pasado comprara 148 toneladas de productos de escualo.

La propuesta se aprobó la semana pasada por el Senado de Canadá y ya ha entrado en vigor.

Aunque desde 1994 está prohibido en el país cortar aletas a los tiburones, una práctica criticada por su crueldad y que provoca cada año la muerte de decenas de millones de estos animales, hasta el viernes 21 de junio era legal su importación y consumo en Canadá.

La organización internacional de conservación marina Oceana estima que 73 millones de tiburones mueren cada año en todo el mundo para obtener sus aletas, la única parte del cuerpo que es consumida.

Más de 300.000 canadienses firmaron una solicitud en la que pidieron al Senado modificar las leyes para declarar ilegal la importación de aletas de tiburón, que son utilizadas para recetas en la cultura culinaria asiática.

Las acciones en los últimos años de grupos ecologistas han hecho posible que el consumo de las aletas de tiburón en su principal mercado, China, haya caído un 80% desde 2011. Aun así, Hong Kong todavía representa el 40% del consumo mundial.

«Reconocemos la clara amenaza que el comercio de aletas de tiburón supone para la sostenibilidad de nuestros océanos. La práctica simplemente no es sustentable y es inhumana», manifestó el ministro de Pesca de Canadá, Jonathan Wilkinson.

Aunque jurisdicciones como los estados de California o Nueva York en Estados Unidos o en los países de la Unión Europea (UE) han impuesto restricciones en la distribución y consumo de aletas de tiburón, Canadá es la primera nación que impone una prohibición absoluta en todo su territorio.

Desde 2011, algunas ciudades en Canadá había impuesto la prohibición del comercio y consumo de aletas de tiburón, pero este veto por parte de urbes como Toronto fue rechazado, posteriormente, por los tribunales al considerar que suponía una discriminación cultural.