Annalena Baerbock y Sven Giegold, saludan desde el escenario después de que se anunciaron los resultados de las euopeas
Annalena Baerbock y Sven Giegold, saludan desde el escenario después de que se anunciaron los resultados de las euopeas - AFP

Los Verdes dominan el voto joven y el voto urbano alemán

El partido se han convertido en el segundo partido más votado por delante de los socialdemócratas del SPD. Las mujeres (24%) eligen más verde que los hombres (18%)

Corresponsal en BerlínActualizado:

La protección del clima ha protagonizado la campaña alemana de las europeas y la consecuencia es que el voto de las grandes ciudades se ha vuelto verde. Los Verdes no solamente se han convertido en el segundo partido más votado, por delante de los socialdemócratas del SPD, sino que además han ganado las elecciones en Hamburgo, Colonia, Berlín, Munich y Frankfurt. Se hacen también con algunas áreas rurales, antiguos baluartes del SPD, pero es en el asfalto donde logran marcar la diferencia. Han dejado claro que dominan el voto joven y el voto urbano.

La primera reacción de los dos grandes partidos, que han perdido un 7% la CDU y un 12% el SPD, ha sido prometer la reorientación de su mensaje de gran coalición hacia el cambio climático y una ley de protección del clima que salga del Bundestag como muy tarde en 2020, pero es dudoso que recobren en materia climática tanta credibilidad en tan corto espacio de tiempo. Y además tienen que dar respuesta política a otra realidad: el partido antiextranjeros y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD), que en la mayor parte del territorio obtiene resultados muy minoritarios o marginales, se alza sin embargo en los Bundesländer orientales como el partido más votado, con el 30% en Sajonia y Brandemburgo. En Turingia queda el segundo a muy poca distancia de la CDU. La necesidad de contrarrestar estos dos fenómenos al mismo tiempo pondrá sin duda en dificultades a la gran coalición.

Los analistas coinciden también en que el resultado de estas europeas muestra una ruptura en Alemania entre el voto joven y el voto maduro. La CDU mantiene un 60% de los votos de los electores mayores de 60 años, pero solamente un 11% ente los menores de 25. En esa franja triunfan Los Verdes, que han ganado en ciudades jóvenes como Kassel, Duisburg, Mainz, Colonia y Bonn, donde tradicionalmente el SPD era más fuerte, y en ciudades universitarias como Münster, Giessen, Darmstadt o Erlangen. Los Verdes se han llevado 1,25 millones de votos de la CDU y otros tantos del SPD a base de voto joven y nuevos votantes. Entre los menores de 30 años, son el partido más votado con el 34%.

Además, una vez escaneado el voto, resulta que las mujeres eligen más verde que los hombres (24% frente al 18%). Los votantes con mayor nivel educativo también se decantan por el voto verde prioritariamente, con un 31%. Este análisis obligará a la CDU y al SPD a intensificar su política climática, muy especialmente en Europa. El 56% de los encuestados en Alemania está convencido, según Infratest Dimap, de que los Verdes son el partido más competente en este campo, pero la radiografía del voto de ayer muestra que su competencia va más allá. Los Verdes alemanes se han convertido son una pantalla de proyección, tienen el secreto del éxito para ganar en el centro, que es donde se cosechan las grandes victorias políticas. Sus votantes piensan que defienden valores importantes (96%) y están más preocupados por las consecuencias de las políticas para las generaciones futuras (90%).

Sin duda por eso el presidente de AfD, Alexander Gauland, en sus declaraciones de valoración sobre la elección europea, ha señalado esta mañana que «Los Verdes son ahora el auténtico enemigo a batir para AfD».

El resultado electoral de los grandes partidos, por otra parte, pone en duda la continuación del gobierno de coalición en Alemania. Las direcciones de los tres partidos de la coalición, los conservadores CDU y CSU y el socialdemócrata PSD, están reunidos desde primera hora de la mañana para analizar en detalles la situación y, cuando terminen, se reunirán con Merkel para comunicarle las conclusiones. La gran coalición ha recibido una mala nota, ha declarado Markus Söder presidente el partido conservador CSU, a la entrada a esa reunión. Los dos partidos conservadores obtuvieron en conjunto 28,9% de los votos y la estrategia de derechización para frenar el ascenso de la extrema derecha de Annegret Kramp-Karrenbauer, sucesora de Merkel al frente de la CDU desde diciembre pasado, no parece haber funcionado. En la Casa Konrad Adenauer consideran que al última hora les hizo gran daño el vídeo del youtuber Rezo, con cerca de seis millones de visualizaciones y gran impacto entre el voto joven. Pero el principal problema de la gran coalición es la debacle del SPD, que con un 15,8% de los votos, 11 puntos porcentuales menos que en 2014 y por detrás de Los Verdes, pierde su calidad de partido de gobierno.La presidenta del SPD, Andrea Andrea Nahles, muy cuestionada dentro del partido, insiste en permanecer en la coalición para «garantizar una política gubernamental socialmente justa», pero tres representante del ala izquierda del partido, entre ellos el responsables de las juventudes, Kevin Kühnert, exigen hoy en un artículo que el SPD imponga reformas sociales o se vaya del gobierno antes del final de su mandato.