Una mujer kurda vota en el referéndum de independencia en un centro electoral en Erbil, en la región autónoma del Kurdistán iraquí
Una mujer kurda vota en el referéndum de independencia en un centro electoral en Erbil, en la región autónoma del Kurdistán iraquí - EFE

Irán cierra sus fronteras terrestres con el Kurdistán iraquí por el referéndum

Por su parte, Turquía recalca que el referéndum de independencia «es nulo e inválido» minutos después del inicio de la votación

AGENCIAS
MADRIDActualizado:

El Gobierno iraní ha anunciado este lunes que ha cerrado sus fronteras terrestres con el Kurdistán iraquí, en represalia por el referéndum de independencia que se celebra hoy en esa región autónoma de Irak. La medida ha sido adoptada «a petición del Gobierno iraquí», ha dicho el portavoz del Ministerio iraní de Exteriores, Bahram Qasemi, en su rueda de prensa semanal, recogida por varias agencias oficiales. «Hemos cerrado tanto nuestras fronteras terrestres como aéreas», ha precisado el portavoz, que ha calificado de «ilegal» la consulta de autodeterminación kurda.

Por su parte, el ministro de Fronteras de Turquía, Bulent Tufenkci, ha negado que se haya cerrado el puesto fronterizo de Habur, que conecta con el norte de Irak, y ha asegurado que solo se han impuesto algunas restricciones al tráfico, según informa la agencia de noticias Anatolia. Las declaraciones del ministro de Fronteras de Turquía llegan después de que la cadena de televisión turca NTV y otras emisoras informaran de que las autoridades turcas habían bloqueado la entrada en territorio turco desde el puesto fronterizo de Habur.

Votación por la independencia

Los centros electorales en la región autónoma del Kurdistán iraquí han abierto este lunes sus puertas a las 08.00 hora local (05.00 hora GMT) para votar a favor o en contra de la independencia en un referéndum marcado por la tensión entre Bagdad y Erbil, la capital kurda. Al menos 5,3 millones de kurdos están llamados para a las urnas, en una votación que concluirá a las 18.00 hora local (15.00 GMT), en las cuatro provincias de la región kurda: Dohuk, Erbil, Suleimaniya y Halabja, así como en los territorios disputados entre los dos gobiernos en las provincias de Kirkuk, Diyala y Nínive.

En el colegio Hedi, en el oeste de Erbil, las filas para entrar al centro de voto justo antes de su apertura se dividían en dos: los hombres a la derecha, mientras que las mujeres y los niños se ubicaban en la izquierda. Tras votar sí en la urna, Husein Abdelsharif, de 44 años, aseguró a Efe que quiere la independencia porque su deseo es que, al fin, «el Kurdistán se convierta en un país».

De acuerdo con las cifras de la Alta Comisión Electoral del Kurdistán, al menos 3,2 millones de personas están llamadas para acudir a las cuatro provincias bajo la autonomía del Kurdistán, con Suleimaniya donde más censo hay registrado. Además, 1,9 millones de kurdos podrán emitir su voto en los territorios disputados, cuya soberanía es reclamada tanto por los kurdos, que los controlan de facto, como por Bagdad, quien los administraba antes de la irrupción en 2014 del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Los resultados se darán a conocer en un plazo de 24 a 48 horas tras el cierre de las urnas y el recuento de las papeletas en las que responderán «Sí» o «No» a la pregunta, traducida en kurdo, árabe, turcomano y asirio: «¿Quiere que la región del Kurdistán y las zonas kurdas fuera de la administración de la región se conviertan en un estado independiente?».

«No vamos a reconocerlo»

El presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, se ha mostrado este lunes decidido a mantener una «larga» negociación con Bagdad tras el referéndum de independencia de este lunes, al tiempo que el Gobierno de Irak afirmó que no reconocerá los resultados de esta consulta «secesionista».

En una rueda de prensa celebrada en la localidad de Saladino, al norte de Erbil, capital del Kurdistán (norte de Irak), el líder kurdo ha asegurado que con el objetivo de garantizar una buena vecindad tras el plebiscito, está dispuesto a una negociación con Bagdad de «uno, dos o más años». «Estamos dispuestos a iniciar negociaciones con Bagdad indefinidas, que pueden durar un año o dos o más, pero este diálogo se centrará en cómo podemos ser buenos vecinos, un diálogo constructivo y vamos a darle todo el tiempo», ha dicho.

Al mismo tiempo que Barzani pronunciaba su discurso, desde Bagdad, el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, ha afirmado en una alocución dirigida a la nación que el Gobierno no reconocerá el resultado del referéndum de independencia del Kurdistán. «El referéndum de secesión es una decisión unilateral, contrario a la Constitución y la convivencia pacífica y no vamos a reconocerlo ni tampoco sus resultados», ha dicho Al Abadi en un discurso televisado en el que ha subrayado que «dará pasos para preservar la unidad de Irak».

Rechazo turco

El Gobierno de Turquía ha recalcado este lunes que el referéndum de independencia en el Kurdistán iraquí «es nulo e inválido», minutos después de la apertura de puertas de los colegios electorales en la región semiautónoma. El Ministerio de Exteriores ha señalado en su comunicado que Ankara «no reconoce la iniciativa, que carece de base legal y legitimidad en lo que respecta al Derecho Internacional y a la Constitución iraquí».

Asimismo, ha subrayado que las autoridades turcas «adoptarán todas las medidas derivadas del Derecho Internacional y de la autoridad del Parlamento en caso de que algún elemento radical o terrorista, que pueda buscar explotar las circunstancias posteriores al referéndum, intente llevar a cabo actos contra la seguridad nacional del país».

El Ministerio ha indicado que la celebración del referéndum «está lejos de la racionalidad», criticando a las autoridades del Kurdistán iraquí por seguir adelante con la votación «a pesar de todas las advertencias de Turquía y de la comunidad internacional», agregando que la misma «pone en peligro la paz y la estabilidad no sólo de Irak, sino de la región». «Turquía ha recalcado en casa ocasión que el grave error cometido por el Gobierno del Kurdistán iraquí tendrá un precio, y en este marco ha identificado las sanciones que serán aplicadas contra el Gobierno del Kurdistán iraquí», ha manifestado.

El Ministerio ha argumentado además que «es importante que la comunidad internacional, y particularmente los países regionales, mantengan la postura que han mostrado ante el referéndum y no reconozcan las consecuencias de este comportamiento ilegítimo». Por último, ha subrayado «la necesidad fundamental de que el Gobierno del Kurdistán iraquí recupere el sentido común y adopte una política que beneficie una paz y prosperidad a largo plazo del pueblo iraquí, en lugar de buscar intereses políticos a corto plazo y aspiraciones utópicas».

Largo conflicto

La totalidad de los partidos del Kurdistán iraquí han respaldado la celebración del referéndum, después de que el Grupo Islámico del Kurdistán (Komal) y el liberal Movimiento Gorran lo hayan defendido este mismo domingo.

La región del Kurdistán iraquí, en el norte del país, es autónoma e independiente «de facto» desde la guerra de Irak de 1991 y cuenta con su propio ejército, los peshmerga. Es una de las cuatro regiones históricas del Kurdistán junto con la región kurdo-siria (Rojava), el sureste de Turquía y el noroeste de Irán. Tanto Turquía como Irán se oponen radicalmente a la independencia del Kurdistán iraquí puesto que sería un referente para la población kurda que vive en ambos países. Además, Teherán es aliado político del Gobierno chií instalado en Bagdad, igualmente contrario a la votación.