Salvador Allende, presidente chileno, el 30 de abril de 1971
Salvador Allende, presidente chileno, el 30 de abril de 1971 - AFP

Salvador Allende: una vida al servicio del socialismo

Primer presidente socialista de Chile (1970-1973)

Actualizado:

Salvador Allende, el icónico político chileno, fue en 1970 el primer socialista que llegó a la presidencia de un país latinoamericano mediante las urnas y el primero en gobernar con el apoyo comunista. Y es que la todavía controvertida muerte de Allende –con sus seguidores negando su suicidio– durante el golpe de Estado orquestado por el Ejército chileno y la CIA el 11 de septiembre de 1973, convirtió al socialista en un mártir de la represión del capitalismo. Del otro lado, sus críticos ven en él un hombre que tenía el objetivo de imponer una dictadura marxista en Chile.

El 6 de septiembre de 1970, ABC se hacía eco de la elección de Salvador Allende como presidente de Chile. Se convirtió en el primer socialista en gobernar un país latinoamericano elegido por las urnas.
El 6 de septiembre de 1970, ABC se hacía eco de la elección de Salvador Allende como presidente de Chile. Se convirtió en el primer socialista en gobernar un país latinoamericano elegido por las urnas.

Nacido en 1908 en Valparaíso, a unos 100 kilómetros de Santiago, pronto se vería seducido por la izquierda socialista. En 1933, tuvo una gran participación en la fundación del Partido Socialista de Chile.

Más adelante, en 1937, fue elegido diputado y durante un breve periodo fue ministro de Sanidad, ya que era médico de profesión. En 1970, Allende se convirtió en presidente de Chile. El triunfo de El Chicho, como era conocido Allende, supuso un espaldarazo al comunismo internacional que extendía su influencia en un importante aliado de Estados Unidos en América Latina.

Así, su elección fue una decepción en EE.UU., país obsesionado en evitar la propagación del comunismo. El presidente de EE.UU., Richard Nixon, declaró una guerra comercial, financiera e ideológica a Chile para tumbar la presidencia de Allende, lo que produjo una fuerte inflación en la economía chilena.

Allende, consciente de su débil posición, propuso celebrar el 11 de septiembre un plebiscito para reformar la constitución y las tres áreas de la economía. Sin embargo, la madrugada del 11 de septiembre, las fuerzas armadas de Chile lideradas por el General Augusto Pinochet tomaban Valparaíso. A las 7 de la mañana Allende acudió al Palacio de La Moneda, pertrechado con un Kalashnikov, que le había regalado Fidel Castro, y un lanzagranadas RPG consciente de que aquel podría ser su último día como presidente de la nación. Los militares contactaron con Allende y le ofrecieron la rendición y sacarle del país, a lo que Allende se negó. Poco después de las 10 de la mañana, se dirigiría por última vez a los chilenos a través de un mensaje por radio. A las 10.30 los tanques abrían fuego contra La Moneda. Consciente de su derrota, el presidente acercó el cañón del Kalashnikov contra su cráneo y apretó el gatillo. Fallecía así, trágicamente, el último y primer ministro comunista de Chile.