La Policía registra una vivienda en West Didsbury, al norte de Inglaterra, relacionada con el autor de los atentados de Londres
La Policía registra una vivienda en West Didsbury, al norte de Inglaterra, relacionada con el autor de los atentados de Londres - AFP

Relacionan al terrorista de Londres con un atentado frustrado de Al Qaeda hace seis años

Cuatro terroristas fueron detenidos entonces por intentar volar una base militar en Luton

Corresponsal en LondresActualizado:

El autor del atentado del pasado miércoles, nacido como Adrian Russell Elms y que se hacía llamar Kahlid Masood, de 52 años, se relacionó hace seis años con un clan de terroristas vinculados a Al Qaeda que intentó poner un coche bomba en una base militar de Luton, 51 kilómetros al Norte del Gran Londres. Se trata de una población de arraigo del extremismo islámico. El MI5 lo tuvo en su radar y lo interrogó, pero concluyó que no existía riesgo de que fuese un terrorista, una decisión que ahora se torna muy controvertida.

Según ha revelado el «Telegraph», Masood trabó contacto con la red influida por Al Qaeda cuando retornó de Arabia Saudí, donde pasó tres años como profesor de inglés. Aficionado al culturismo, conoció a los integrantes del clan yihadista en un gimnasio de Luton. Además vivían muy cerca de su domicilio. El MI5 comenzó a investigar al grupo en 2010 y en septiembre de 2011 se produjeron los arrestos, solo unos días antes del décimo aniversario del 11-S, al descubrirse que planeaban atentar contra una base militar local mediante un coche-bomba activado por control remoto.

Los cuatro terroristas detenidos, Zahid Iqbal, Mohammed Sharfaraz Ahmed, Syed Hussain y Umar Arshad, fueron condenados en abril de 2013 a un total de 44 años de cárcel, tras admitir que planeaban el atentado en la base de Luton y reconocer que estaban inspirados por Al Qaeda.

Masood no estaba integrado en su grupo, pero sí formaba parte de su entorno y por eso fue investigado. El MI5 descartó al final que supusiese un peligro. Las revelaciones que van emergiendo reflejan como algunas poblaciones inglesas son auténticos viveros del terrorismo. En Luton, Masood era vecino de Taimour Abdulwahab, un estudiante sueco, que se radicalizó en la universidad local, Bedfordshire, y acabó inmolándose en un intento de atentado en Estocolmo. También vivía en su barrio Abu Rahin Aziz, abatido en 2015 en Raqqa, la capital oficiosa del Daesh, por un dron de la coalición que lucha contra el llamado califato.

Un imán sospechoso

Todo el círculo pudo estar influido por las prédicas del imán salafista Anjem Choudary, muy activo en Luton. Tras años jactándose abiertamente de sus simpatías por el terrorismo islámico, Choudary, abogado de profesión, de ancestros paquistaníes y nacido en Londres, fue finalmente encarcelado el año pasado por apología del terrorismo, con una condena de cinco años. La opinión pública británica había llegado a considerarlo un personaje un poco bufo, con constantes proclamas instridentes. Pero ahora se percibe que en realidad se le dejó campar a sus anchas animando a varias células terroristas.

En la noche del domingo se produjo una nueva detención en Birmingham en relación al atentado del miércoles de Masood, aunque por ahora se sigue creyendo que actuó solo. El último arrestado es un hombre de 30 años. También continúa detenido un varón de 58 años. El resto de la docena de apresados en sucesivas redadas han quedado en libertad, algunos bajo fianza.

Van emergiendo nuevos detalles de la vida personal del terrorista, que mató el miércoles pasado a cuatro personas y acabó muerto a tiros en las puertas del Parlamento por el guardaespaldas del ministro de Defensa. Masood tuvo dos hijas con una primera pareja, la empresaria Jane Harvey. Una de ellas se rebeló contra el islamismo ortodoxo que adoptó su padre y se han divulgado fotos de ella con un vestido muy escotado.

Más tarde el terrorista se casó con una joven musulmana nacida en Kent, Rohey Hydara, con la que tuvo un hijo y una hija. La familia vivió en Birmingham hasta el pasado diciembre, cuando ella se mudó a un apartamento de la Villa Olímpica de Londres, para cuidar a su madre enferma. Masood se quedó en Birmingham, viviendo con allegados de círculos extremistas. En estos últimos meses ha estado recibiendo ayudas sociales del Estado y según sus vecinos no trabajaba.