Una milicia del Ejército Nacional Libio, en un vídeo grabado el pasado mayo
Una milicia del Ejército Nacional Libio, en un vídeo grabado el pasado mayo - AFP / LNA WAR INFORMATION DIVISION

El recrudecimiento de la guerra en Libia deja 30 muertos en el sur de Trípoli

La ofensiva del Ejército Nacional Libio contra las fuerzas gubernamentales ha convertido el sur de la capital en un escenario de enfrentamientos diarios desde principios de abril

Trípoli Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Al menos 18 miembros de las fuerzas del Gobierno de Unión Nacional (GNA), reconocido por la ONU, y 14 combatientes del llamado Ejercito Nacional Libio (LNA), dirigido por el mariscal general Jalifa Haftar, murieron en intensos combates que estallaron en la madrugada del domingo por el control del sur de Trípoli. En los choques resultaron heridos 32 miembros del LNA, algunos de los cuales se encuentran en estado crítico, y fueron transferidos al hospital de la ciudad de Terhuna (sureste).

Por su parte, fuerzas afines al GNA informaron en las redes sociales haber derribado un avión sin piloto con bandera de Emiratos Árabes sin aportar más detalles.

Al mismo tiempo, una doble explosión causó la muerte de tres personas e hirió a otras ocho frente a las sedes del LNA en la ciudad costera de Derna (este), bastión del yihadismo en el norte de Africa, según informó una fuente de seguridad.

Las tropas lideradas por Hafter, hombre fuerte del país y tutor del Ejecutivo establecido en la ciudad oriental de Tobruk, levantaron el pasado 4 de abril un cerco en el sur de Trípoli, que se ha convertido en escenario de combates diarios con el fin de expulsar al gobierno de la capital sostenido por la ONU desde 2016.

Desde entonces, los enfrentamientos han causado cerca de 600 muertos y más de 3.000 heridos y obligado a más de 30.000 personas a convertirse en desplazados internos, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Los combates han afectado igualmente a los miles de migrantes irregulares que están confinados en centros de detención de Trípoli, a los que se intenta trasladar a lugares más seguros en el norte de la ciudad.