Vídeo: Muere tiroteado el embajador ruso en Turquía - RC

La reconciliación entre Moscú y Ankara, en el alero

Erdogdan y Putin hablaron por teléfono tras el asesinato del embajador ruso en Turquía

MOSCÚActualizado:

Después del restablecimiento, con gran dificultad, de las relaciones entre Rusia y Turquía tras la crisis provocada por el derribo de un cazabombardero Su-24 ruso en noviembre del año pasado a causa del misil disparado por un avión de combate turco, ahora negros nubarrones se ciernen nuevamente sobre el horizonte. El asesinato del embajador ruso en Ankara va a poner a prueba la recién creada alianza entre los dos países.

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, anunció que su país llevará el atentado al Consejo de Seguridad de la ONU. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, telefoneó horas después a su homólogo ruso, Vladímir Putin, para darle detalles sobre el atentado sufrido por el embajador. Ambos dirigentes han hablado frecuentemente en los últimos días sobre la evacuación de civiles del sector este de Alepo. Los dos países colaboran actualmente en ello.

Las relaciones entre Rusia y Turquía estaban ya prácticamente normalizadas. El derribo de una cazabombardero ruso en noviembre de 2015 en la frontera entre Siria y Turquía, que terminó causando la muerte por disparos desde tierra a uno de los dos pilotos cuando descendía en paracaídas, provocó la mayor crisis en las relaciones entre ambos países de las últimas décadas. Este mes, sin embargo, restablecieron la cooperación en materia militar y reforzaron lazos. Aunque por motivos diferentes, tanto Erdogan como Putin son objeto de duras críticas de parte de Occidente.

El primero pidió disculpas al presidente ruso el pasado verano por el derribo del avión, sentando así las bases para restablecer el diálogo. De inmediato se reunían los ministros de Exteriores para preparar la primera visita de Erdogan, que se produjo a principios de agosto y tuvo a San Petersburgo como escenario. Entonces hablaron de la creación de un «eje de la amistad» para contrarrestar el enfriamiento que ambos sufren en sus relaciones con Europa y Estados Unidos. Era el primer viaje al extranjero del líder turco después de la intentona fallida de golpe de Estado del 15 de julio.

Ambos dirigentes mantienen una discrepancia notoria en cuanto a Siria y el papel que Bashar al Assad debe jugar en la transición. Sin embargo, Ankara se ha venido manteniendo en silencio durante la campaña de Alepo. Parece evidente que Erdogan ha hecho todo lo posible para no soliviantar de nuevo a su colega ruso.