REUTERS

La policía alemana detiene a dos torturadores del régimen de Assad

Los sospechosos, arrestados en Berlín y Renania-Palatinado, son Anwar R., de 56 años, y Eyad A., de 42 años

Corresponsal en BerlínActualizado:

Dos sirios, antiguos miembros de los servicios secretos de Bashar el Asad, han sido detenidos en Alemania y acusados de presuntos crímenes contra la humanidad, según ha informado la Fiscalía General. Los sospechosos, arrestados en Berlín y Renania-Palatinado, son Anwar R., de 56 años, y Eyad A., de 42 años. El primero está acusado de haber participado en «torturas y abusos físicos» entre abril del 2011 y septiembre del 2012, cuando era responsable de una prisión de la Dirección General de Seguridad (DGS) en la región de Damasco. Eyad A., por su parte, es sospechoso de haber trabajado para los servicios de inteligencia sirios y de haber torturado a al menos 2.000 personas entre julio del 2011 y enero del 2012, además de dos asesinatos.

Estas detenciones están relacionadas con otra llevada a cabo por la policía francesa en París de otro empleado o funcionario de la DGS siria a raíz de la investigación César, abierta en septiembre del 2015 y que toma el nombre del fotógrafo militar que desertó y huyó de Siria con unas 55.000 fotografías tomadas en morgues y prisiones sirias. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 60.000 personas murieron víctima de torturas en las cárceles sirias, por las que habrían pasado hasta medio millón de detenidos, y estas detenciones se presentan como la primera oportunidad de llevar ante la Justicia a responsables de aquellos crímenes.

«La tarea de Eyad A. era localizar y encarcelar a desertores, manifestantes y otros sospechosos mediante controles personales», informa la Fiscalía, señalando que este hombre pasó al menos un mes en esta función en un control de carreteras a las afueras de Damasco. Cada día, unos cien detenidos eran llevados a la prisión que dirigía Anwar R. El escrito del fiscal recuerda que «el régimen sirio reprimió, al menos desde abril del 2011, de forma general y con violencia brutal, las actividades de la oposición crítica con el Gobierno», acciones en la que «los servicios secretos sirios tuvieron un papel esencial». Ambos detenidos abandonaron Siria en el 2012, tres años antes de la oleada de refugiados hacia Alemania, como docenas de antiguos funcionarios sirios que están siendo investigados por las autoridades alemanas y entre los que pueden llegar a identificarse a más responsables.

Estas detenciones pueden además cumplir un papel ejemplarizante, en la medida en que las autoridades alemanas están convencidas del peligro de que vuelva a resurgir el grupo yihadista Daesh en Siria tras la retirada de las tropas estadounidenses. Así lo ha declarado el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas. «Aún no sabemos cómo se puede evitar el vacío que quedará en Siria tras la retirada de las tropas estadounidenses para que no estallen nuevamente los viejos conflictos y que Estado Islámico no logre hacer pie nuevamente», ha dicho antes de asistir a una conferencia contra el terrorismo islamista en Washington, insistiendo en que el peligro que supone Estado Islámico en Siria e Irak aún está “lejos de ser desterrado”.

La policía alemana rastrea las redes sociales en busca de funcionarios sirios en suelo alemán, llegados al país como refugiados y que podrían volver a Siria y continuar con sus actividades represivas una vez que las tropas estadounidenses hayan abandonado el país y se dé una situación más propicia.