La ministra Franziska Giffey durante la presentación de una ley de apoyo a las familias
La ministra Franziska Giffey durante la presentación de una ley de apoyo a las familias - Reuters

La «mera sospecha» de que plagió su tesis «inhabilita» a la ministra alemana de Familia, según expertos

La titular de Familia, Franziska Giffey, ha ofrecido su dimisión pese a que niega haber copiado el trabajo

Corresponsal en BerlínActualizado:

La ministra alemana de Familia, Franziska Giffey, ha ofrecido su dimisión al frente del Ministerio y su renuncia a concurrir como candidata a la presidencia de su partido, el socialdemócrata (SPD), a la espera de que la Universidad Libre de Berlín publique el resultado de la investigación sobre su tesis doctoral. La plataforma anónima VroniPlag ha denunciado que sus «internautas voluntarios» han detectado pasajes problemáticos en 49 de las 200 páginas del texto de la tesis con la que Giffey se doctoró en Ciencias Políticas en 2009, una investigación sobre el trabajo de la Comisión Europea orientado hacia la sociedad civil.

Ella niega el plagio, al igual que la directora de su trabajo de doctorado, Tanja Börzel, que dirige además la Oficina Europea de Integración. La comisión de investigación, que está comprobando párrafo a párrafo su trabajo a petición de la autora, no tendrá lista su sentencia hasta después del 1 de septiembre, fecha en la que termina el plazo de presentación de las candidaturas para presidir el SPD, por lo que Giffey se retira de esa carrera y hará efectiva su dimisión como ministra si la comisión confirma que hubo plagio.

Giffey realizó su tesis entre 2005 y 2009 en el Instituto Otto Suhr de la Universidad Libre de Berlín y la presentó con el título «El camino de Europa hacia los ciudadanos: la política de participación de la sociedad civil en las decisiones de la Comisión Europea». «El trabajo contiene una gran cantidad de transferencias de texto verbales y análogas que no se identifican como tales», ha denunciado VroniPlag, una plataforma de la que solamente se conocen algunos integrantes, como la profesora de Informática de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berlín, Debora Weber-Wulff, o el profesor de Derecho de la Universidad Huimboldt Gerhard Dannemann. Estarían afectadas 76 de las 205 páginas.

«He escrito este trabajo según mi leal saber y entender», ha defendido Giffey desde el primer momento, poniendo a disposición de la comisión todo su material de tesis, así como todos los correos electrónicos que intercambió para realizar las consultas pertinentes.

Informe preliminar

Según fuentes familiarizadas con el asunto, el informe preliminar de la comisión apunta a que la directora de la tesis de Giffey la habría conducido a una fuente estadounidense en la que las referencias a otras obras son significativamente menos detalladas que en el estilo alemán, según ha informado «Der Spiegel»... «Giffey es sin duda la más popular entre los seis ministros que tiene el SPD en la gran coalición. Y esta era la coyuntura perfecta para pasar del Ministerio de Familia a la presidencia de su partido y de ahí a una candidatura a la Cancillería», comenta la especialista en asuntos socialdemócratas de «Tagesspiegel» Maria Fiedler, «pero ya imposible, la mera sospecha la inhabilita ante los suyos».

«La ministra de Familia, Franziska Giffey, ha renunciado a presentar su candidatura a la presidencia del SPD», ha confirmado la presidenta en funciones del partido, Malu Dreyer, pasando a leer el contenido de la carta que la propia Giffey ha dirigido a su partido. «Durante toda mi trayectoria política, desde mi trabajo en el distrito de Neukölln, siempre he estado a favor de mantener posiciones claras ante casos problemáticos», justifica en la misiva, en la que establece la línea de actuación en la que quiere lidiar con la situación y en la que promete que seguirá «trabajando duro por el SPD» y que mantendrá su «compromiso voluntario con todas mis fuerzas», pero sin ocupar cargos.

En la misma carta, la ministra deja claro que su decisión está destinada a evitar que el asunto «eclipse o sobrecargue el proceso de reorganización del SPD». «Con esto está demostrando que es una socialdemócrata de los pies a la cabeza», ha defendido su posición Malu Dreyer, «realmente aprecio a Franziska Giffey, que con este paso nos está demostrando una vez más su honestidad y su sencillez».

Antecedentes

No es la primera vez que las dudas sobre la autoría de un trabajo terminan con la carrera política de una destacada figura en Alemania. Las acusaciones de plagio pusieron en el pasado fin abrupto a las carreras de ministros de Merkel, como el de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg, en 2011, o la de Ciencia e Investigación, Annette Schavan, en 2013. El caso de zu Guttenberg, miembro de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y en su momento el ministro estrella de Merkel destinado a sucederla al frente del gobierno, generó un gran debate nacional. El caso de Schavan fue especialmente doloroso para Merkel por tratarse de una amiga muy cercana, pero igualmente optó por retirarse por considerar que la controversia jurídica podría perjudicar al Ministerio de Ciencia.

Entre las normas no escritas de la política alemana figuraba el principio según el cual la mera sospecha tenía suficiente peso para impulsar una dimisión, aunque la plataforma VroniPlag ha demostrado en los últimos años que está dispuesta a abusar de ese principio, con acusaciones que después han resultado falsas. Ese es el caso, por ejemplo, de las dudas que sembró sobre la tesis doctoral de Ursula von der Leyen, actual presidenta de la Comisión Europea. El tribunal universitario que revisó ese trabajo refutó una por una las acusaciones. A partir de ese caso, la política alemana considera aceptable una distancia provisional del político afectado hasta que culmine el juicio por parte de la autoridad académica o editorial competente.