Un atentado suicida con coche bomba ha vuelto a sembrar el terror en Kabul (Afganistán)
Un atentado suicida con coche bomba ha vuelto a sembrar el terror en Kabul (Afganistán) - REUTERS

El ataque suicida perpetrado por talibanes en Kabul deja al menos 35 muertos

El portavoz del Ministerio del Interior, Najib Danish, ha informado que también hay 42 heridos

Actualizado:

Las cifras de víctimas, por el atentado suicida cometido este lunes con un vehículo cargado de explosivos en una calle próxima a un área residencial donde viven funcionarios afganos en el oeste de Kabul, ha aumentado a 35 personas según el último balance ofrecido a Reuters por un alto cargo gubernamental. Anteriormente se habían cifrado en 24 civiles fallecidos y otros 42 heridos .

La explosión del vehículo cargado de explosivos tuvo lugar poco antes de las 7.00, hora local (2.30 GMT), en una calle en el Distrito Policial 3 en el oeste de la capital afgana, ha informado a Efe el portavoz del Ministerio del Interior, Najib Danish.

El portavoz anunció, en su página oficial de la red social Facebook, que al menos 24 personas murieron y 42 resultaron heridas, «todas ellas civiles».

Según Danish, en el lugar de la explosión tres vehículos y 15 tiendas también quedaron gravemente dañados.

Aunque el lugar donde se produjo la explosión está próximo a un área residencial donde viven funcionarios del Gobierno afgano, el atentado afectó sobre todo a tiendas y establecimientos situados a ambos lados de la calle.

Los talibanes reivindicaron la autoría del ataque, y según los insurgentes, iba dirigido contra miembros de los servicios de inteligencia.

El objetivo eran dos microbuses con «interrogadores» de los servicios de inteligencia afganos, dijo el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, en un comunicado, en el que añadió que en el ataque «con un coche repleto de potentes explosivos» murieron 37 de ellos.

«Esos dos microbuses llevaban dos meses bajo vigilancia y fueron atacados hoy después de que hubieran recogido a todos los pasajeros», indicó Mujahid, que agregó que los vehículos se dirigían a la sede de los servicios de inteligencia en la capital afgana.

Kabul ha sido escenario los últimos meses de graves atentados, entre ellos el del pasado 31 de mayo con un camión cargado de explosivos, en el que fallecieron 150 personas y más de 300 resultaron heridas, convirtiéndose en el ataque más sangriento desde el inicio de la invasión estadounidense en Afganistán en 2001.

La guerra golpea a los civiles

La misión de la ONU en Afganistán anunció la semana pasada que el conflicto marcó un nuevo récord de muertes de civiles, con 1.662 fallecidos en los primeros seis meses del año, un 2% más que en 2016, incluido un aumento de decesos de niños y de mujeres del 9% y 23%, respectivamente.

Desde que empezó a contabilizar las víctimas civiles del conflicto afgano en enero de 2009, la ONU ha informado de la muerte de 26.500 civiles y de 49.000 heridos.