Imagen de archivo de Seusis Pausias Hernández Solarte, alias Jesús Santrich, en 2017
Imagen de archivo de Seusis Pausias Hernández Solarte, alias Jesús Santrich, en 2017 - Efe

La Justicia de Paz de Colombia libera al exlíder de las FARC Santrich y desata un seísmo político

Dimite el fiscal general, Néstor Martínez, mientras el presidente, Iván Duque, niega que la extradición a EE.UU. del antiguo guerrillero esté cerrada

MadridActualizado:

La Justicia Especial para la Paz (JEP) de Colombia ha desatado un terremoto político en Colombia al denegar este miércoles la extradición del exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, reclamado en Estados Unidos por narcotráfico y ordenar a la Fiscalía su inmediata puesta en libertad.

Nada más conocerse el pronunciamiento de la JEP, el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, presentó su dimisión. «Este desafío al orden jurídico no será refrendado por el suscrito; mi conciencia, mi devoción por el Estado de derecho me lo impiden, por ello he presentado renuncia irrevocable al cargo de fiscal general de la nación», manifestó Martínez en una declaración recogida por Efe.

Por su parte, el presidente de Colombia, Iván Duque, pronunció un discurso institucional desde la Casa de Nariño en el que, al tiempo que dijo respetar la separación de poderes, aseguró que el caso de antrich no está cerrado. Duque comparte «la indignación del pueblo colombiano por la decisión de la JEP de ordenar la libertad del sindicado por narcotráfico en Estados Unidos alias "Jesús Santrich"», dijo Duque en una declaración en la Casa de Nariño.

«Toda la institucionalidad del Estado garantizará la aplicación de la justicia, la cooperación judicial", afirmó el mandatario, quien agregó que "todas las herramientas a su disposición para que no haya impunidad serán empleadas».

Para el expresidente colombiano Álvaro Uribe, que en su día se opuso al acuerdo de paz con las FARC de noviembre de 2016, la decisión de la JEP «demuestra que en La Habana pactaron un cogobierno», indicó en alusión a las conversaciones entre la guerrilla y el Gobierno en la capital cubana en un comunicado que leyó en nombre de su partido, Centro Democrático.

La JEP, una jurisdicción específica prevista en el acuerdo de paz firmado entre el entonces presidente de Colombia Juan Manuel Santos, y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, justificó la aplicación de «la garantía de no extradición» a Jesús Santrich «porque las pruebas no permiten evaluar la conducta ni establecer la fecha precisa de su realización. Se ordena a Fiscalía de Colombia disponer libertad inmediata».

En su comunicado, la JEP explica que el Departamento de Justicia de Estados Unidos «no remitió las evidencias solicitadas» y que «las interceptaciones telefónicas de otro caso enviadas a la JEP por la Fiscalía no se reveló la conducta atribuida a Hernández Solarte en la solicitud de extradición».

Santrich fue detenido en Bogotá el 9 de abril del año pasado a petición del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que lo acusa de conspiración para el narcotráfico, delito que según la Fiscalía colombiana cometió después de la firma del acuerdo de paz del 24 de noviembre de 2016. Según EE.UU., el exguerrillero tenía un «acuerdo para exportar 10 toneladas de cocaína» a ese país.

El pasado marzo, el fiscal de la Justicia Especial de Paz de Colombia, Carlos Bermeo, fue detenido, junto con otras cuatro personas, después de ser cazado en pleno soborno a cambio de frenar la extradición a Estados Unidos de Jesús Santrich.