Vídeo: Escuche el desgarrador audio - Reuters

Así gritan los niños al ser separados de sus padres en la frontera de EE.UU.

ProPublica ha publicado una grabación de menores llorando tras ser separados por sus padres en uno de los centros de internamiento para hijos de inmigrantes

MadridActualizado:

«Papá», «mami» es lo que algunos niños han podido decir entre lloros, cuando en la frontera eran separados de sus padres. «No quiero que me separen de mi papá, no quieri que lo deporten».

La ONG «ProPública» ha distribuido un audio en el que se pueden escuchar los gemidos y los llantos de los pequeños que se encuentran en un centro de internamiento de menores puesto en marcha por la Administración Trump, de casi ocho minutos de duración.

La voz de barítono de un agente de la Patrulla Fronteriza retumba por encima del llanto. «Bueno, aquí tenemos una orquesta,» bromea. «Faltaba el director».

Entonces, una angustiada niña salvadoreña de seis años suplica repetidamente que alguien llame a su tía. Solo una llamada, ruega a cualquiera que la escuche. Dice que ha memorizado el número de teléfono y, en un momento dado, se lo recita de un tirón a un representante consular. «Y mi mami después que me venga a traer mi tía va a venir lo más pronto posible para irme con ella», gimotea.

Estas son las primeras consecuencias de la politica migratoria que ha puesto en marcha el gobierno de Trump, que perseguirá penalmente a todos los adultos que intenten cruzar ilegalmente la frontera sur de Estados Unidos.

Como resultado, cientos de niños y bebés están siendo alojados en centros de detención, incluidos almacenes y supermercados reconvertidos, y se mantienen alejados de sus padres.

Incluso la primera dama, Melania Trump, ha criticado esta política migratoria, afirmando que «odia ver a los hijos separados de sus familias y espera que ambas partes puedan unirse».

Una de las críticas más duras fue la de la ex primera dama, Laura Bush, que escribió en el «Washington Post» que «esta política de tolerancia cero es cruel. Es inmoral. Y me rompe el corazón».

El Gobierno anunció que no pedirá disculpas por la separación de los niños de sus familias en la frontera con México, ya que «las acciones ilegales tienen consecuencias»