El expresidente de Interpol, Meng Hongwei durante su juicio
El expresidente de Interpol, Meng Hongwei durante su juicio - AFP

El expresidente de Interpol se declara culpable de corrupción

Meng Hongwei, que fue detenido en septiembre por las autoridades chinas, habría recibido sobornos por un valor de 1.770.000 de euros

Pekín Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El expresidente de Interpol Meng Hongwei ha sido acusado formalmente hoy jueves por un juzgado chino de aceptar sobornos por valor de 1.770.000 euros, cargo del que se ha declarado culpable, según informan hoy medios locales. En la primera instancia del juicio, celebrado este jueves en la localidad nororiental china de Tianjín, el antiguo presidente chino de Interpol, quien no aparecía en público desde septiembre pasado, fue acusado de «abusar de su autoridad» para ayudar a empresas y a particulares a obtener «ganancias ilegales» desde 2005 hasta 2017. Durante esos años, Meng desempeñó los cargos de viceministro de Seguridad Pública y de jefe de la Policía Marítima de China.

Según el principal periódico oficial, «el Diario del Pueblo», Meng se declaró culpable de soborno durante el juicio, y el tribunal dictará su sentencia, en una fecha todavía por determinar. La agencia estatal Xinhua añade que, en su alegato final, el antiguo líder de la organización policial internacional expresó «remordimiento». Este primer juicio se produce un mes y medio después de que la Fiscalía Popular Suprema de China acusase a Meng de aceptar «una gran cantidad de sobornos» tras concluir una investigación sobre los presuntos actos delictivos llevados a cabo por el expresidente de Interpol.

El pasado 24 de abril, el Tribunal Supremo chino emitió una orden oficial de detención contra Meng, quien se encontraba retenido sin acusación formal y en paradero desconocido en el país asiático desde septiembre. Previamente, el 26 de marzo, había sido expulsado del Partido Comunista de China.

El antiguo máximo responsable de Interpol desapareció misteriosamente tras subir a un avión con destino a China el pasado 25 de septiembre, cuando su familia dejó de recibir noticias suyas. Francia-la sede de Interpol está en Lyon- concedió asilo a la esposa de Mengrecientemente. Tras varios días de silencio y ante la presión de la comunidad internacional, que exigía a China explicaciones sobre su desaparición, la Comisión Nacional de Supervisión (el órgano anticorrupción chino) confirmó su detención a principios de octubre.

Poco después, Interpol anunció la dimisión «con efecto inmediato» de su presidente, después de que él mismo renunciara al cargo en una carta. La legislación china establece que la Policía tiene autoridad para mantener incomunicados y en un lugar secreto hasta seis meses a sospechosos de ofensas contra la seguridad nacional, o acusados de terrorismo o sobornos, una normativa que en muchos casos se aplica a disidentes o activistas. Desde la llegada al poder de Xi Jinping en 2013, China ha juzgado a numerosos altos funcionarios por recibir sobornos dentro de su campaña anticorrupción.