El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras (i), participa en una reunión del comité central de Syriza, este lunes en Atenas (Grecia)
El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras (i), participa en una reunión del comité central de Syriza, este lunes en Atenas (Grecia) - EFE

Elecciones EuropeasVientos de adelanto electoral en varios países de la UE

Las elecciones europeas del pasado fin de semana confirman un cambio de ciclo para varias fuerzas de la llamada nueva política

Actualizado:

Las elecciones europeas del pasado fin de semana confirman un cambio de ciclo para varias fuerzas de la llamada nueva política.

En tan solo cinco años, a Alexis Tsipras le han salido mucho más que canas después de sus herculeos esfuerzos por cumplir con las severas condiciones del rescate de la Troika. En las europeas de 2014 Syriza era el modelo de Podemos y otras fuerzas populistas emergentes. Meses después, Tsipras ganó en las elecciones griegas junto al tan carismático como controvertido ministro Yanis Varoufakis, para llevar al límite su pulso antiausteridad con Bruselas hasta la dimisión de este último como ministro de Economía.

El pasado domingo, aunque volvió a conseguir seis eurodiputados, la coalición izquierdista quedó segunda esta vez y a diez puntos de su competidor de centro derecha Nueva Democracia. Los malos resultados han motivado a Tsipras a adelantar los comicios helenos previsiblemente para el 30 de junio. «Lo que no te mata te hace más fuerte. Creo que eso es lo que sucedió ayer. Todo puede salir bien», espetó Tsipras tras el anuncio electoral esperando poder recuperar el voto perdido el día 26.

En Italia, laboratorio político de Europa de las últimas décadas, el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga de Matteo Salvini han invertido sus posiciones de poder en tan solo doce meses. Si bien en las elecciones italianas de marzo de 2018 los «grillini» conquistaron el país con el 32 por ciento de los sufragios por los 17 de la formación nacional-populista, el 26-M se repitió resultado pero con los de Salvini duplicando en votos a los antisistema, que han confirmado su declive hasta verse superado por los socialdemócratas, que concluyeron en segundo lugar. Exultante en su oficina y con retratos de Putin de fondo, el ministro italiano de Interior gritó victoria en Twitter y, según la prensa italiana, puede estar planteándose un adelanto electoral con el que actualizar a su favor el actual equilibrio de fuerzas en el Gobierno italiano.

Socio de Salvini para su alianza nacional-populista para Europa, el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) empañó con el escándalo del «Ibizagate» el «cónclave» del líder de la Liga en Milán. Del 26% en las legislativas de 2017 que auparon su alianza con el centro-derecha al 17% del pasado domingo, el FPÖ votó ayer a favor de la moción de censura impulsada por los socialdemócratas en represalia por la ruptura de Gobierno de Sebastian Kurz, que logró una gran victoria en las europeas (34,9%). Según varios analistas, el dirigente más joven de Europa tiene vía libre para preparar con optimismo el adelanto electoral de septiembre.